Política monetaria

El Banco de España defiende subir tipos a un tope del 1,5% si la inflación no sigue subiendo

  • El gobernador pide al Gobierno medidas contra la inflación "focalizadas en los más vulnerables y temporales"

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos / EFE / PEDRO PUENTE HOYOS

4
Se lee en minutos
Pablo Allendesalazar
Pablo Allendesalazar

Periodista

Especialista en banca, finanzas, política monetaria y mercados de capitales

Escribe desde Madrid

ver +

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, se ha mostrado este viernes partidario de que el Banco Central Europeo (BCE) -de cuyo consejo forma parte- suba los tipos oficiales hasta entre el 1% y el 1,5% si la inflación evoluciona hasta el final de 2024 como la autoridad monetaria espera hoy por hoy que suceda. El BCE prevé que la inflación en la zona euro va a ir desacelerándose desde una media del 6,8% en 2022, al 3,5% en 2023 y el 2,1% en 2024 Si los precios siguen dando sorpresas negativas al alza, ha reconocido el gobernador, el precio oficial del dinero podría tener que encarecerse por encima de ese nivel. Pero también puede suceder, ha subrayado, que la economía evolucione peor de lo esperado y la espiral inflacionista se desinfle, lo que daría margen al BCE a no llevar los tipos a esa horquilla de entre el 1% y el 1,5%.

El posicionamiento del alto funcionario español es relevante, ya que el debate en el seno del BCE de hasta dónde subir tipos lleva abierto desde hace tiempo y se está intensificando en las últimas semanas. De hecho, su vicepresidente, Luis de Guindos, declinó ponerle techo a dicha subida hace unos días. "¿A cuánto podemos llegar? No lo sé. Y si alguien se lo dice, no se lo crea mucho, porque es una cuestión que dependerá de la evolución de la inflación", afirmó en unas jornadas de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y la Universidad Menéndez Pelayo.

En el mismo foro pero unos días después, Hernández de Cos ha sido mucho más explícito, con lo que ha vuelto así a dar muestra de ser uno de los miembros considerados 'palomas' (menos ortodoxos y duros) del consejo de gobierno de la autoridad monetaria. Frente a sus posiciones, algunos de los consejeros más estrictos ('halcones') apuestan incluso por llevar los tipos hasta cerca del 3%.

Política monetaria neutra

En cualquier caso, la clave es efectivamente qué sucederá con la inflación. El BCE auguró hace unas semanas que bajará hasta un 2,1% de media en 2024, con lo que prácticamente alcanzará su objetivo a medio plazo (2%). Ello, según Hernández de Cos, permitiría elevar los tipos hasta su nivel natural o neutral, es decir, aquel que no implica una política monetaria ni expansiva (como la actual) ni restrictiva y que según las estimaciones del Banco de España está entre el 1% y el 1,5%.

Habrá que ver, por tanto, si la inflación cumple las previsiones del BCE o se desboca aún más y obliga a una política monetaria restrictiva. Pero ni aunque se cumplan las previsiones está garantizado que los tipos se queden en torno al punto porcentual. Otros bancos centrales calculan que el tipo natural es más alto, incluso superior al 2% por lo que defienden subidas más agresivas. Lo que es seguro, porque así lo ha anunciado el BCE, es que los tipos subirán un 0,25% en julio y otro porcentaje similar o incluso mayor (posiblemente de 0,5 puntos) en septiembre si las previsiones de inflación se mantienen o suben.

Compromiso contra la fragmentación

Hernández de Cos, en cambio, ha evitado pronunciarse sobre la posibilidad de que los países beneficiarios deban cumplir ciertas condiciones para acogerse al nuevo instrumento que prepara el BCE para evitar la fragmentación financiera "indeseada" (es decir, el crecimiento de las primas de riesgo de los países con unas finanzas públicas más vulnerables, como España e Italia, por encima de lo razonable según la sostenibilidad de sus cuentas). El gobernador, así, se ha limitado a destacar el "mensaje muy claro" que ha lanzado la autoridad monetaria sobre su compromiso para evitar dicha fragmentación.

El máximo responsable del Banco de España, por otra parte, ha defendido que la política fiscal del Gobierno debe todavía "jugar un papel, pero distinto" al que tuvo durante la pandemia, ya que tiene un "margen menor" tras la subida de la deuda de los últimos dos años y porque "no debe contribuir" a la espiral inflacionista. En este sentido, ha pedido que las medidas del que el Ejecutivo aprobará este sábado estén "focalizadas en los más vulnerables y sean temporales para no elevar el déficit estructural".

Independencia frente al Gobierno

Noticias relacionadas

Preguntado al respecto, Hernández de Cos ha evitado pronunciarse directamente sobre las críticas que ha recibido de miembros del Gobierno en las últimas semanas. Con todo, ha recordado que cuando accedió al puesto ya defendió que el mandato del Banco de España debe siempre basarse en la "independencia por obligación legal y en el rigor analítico como sustento de dicha independencia".

El gobernador, por otra parte, ha destacado que la banca española tiene una capacidad de "resistencia agregada adecuada" para hacer frente a los actuales riesgos económicos. Con todo, ha advertido a las entidades de que el "contexto de incertidumbre actual hace necesario un comportamiento prudente del sector y un seguimiento minucioso de los riesgos, que pueden evolucionar de forma rápida y obligar a plantear nuevos escenarios de tensión".