Empresa en apuros

José Elías, el principal accionista de Ezentis, "optimista" sobre la compañía

El propietario de Audax y La Sirena destaca y alaba el papel de Telefónica, el principal cliente del grupo gestor de infraestructuras

Afirma que mantiene su apoyo a la empresa, que ha pedido un rescate de 70 millones y que hoy se desploma en bolsa

José Elías, consejero delegado de Audax Energía.

José Elías, consejero delegado de Audax Energía.

2
Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +

José Elías, el propietario de Audax y La Sirena y avalista de la junta de Joan Laporta en el Barça, se muestra optimista con el futuro de Ezentis, que este jueves registra un desplome de más del 20% en la bolsa. La gestora de infraestructuras, de la que es el primer accionista con el 28% del capital, ha pedido al Estado, a través de la SEPI, 70 millones para salir de los apuros que atraviesa.

Tras los primeros rumores, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha suspendido cautelarmente la cotización, que ha levantado a media mañana. Después de eso, el valor no ha hecho más que caer. De una capitalización de 67 millones de euros el día anterior, este jueves ha pasado a unos 53,8 millones, asfixiada por su endeudamiento y la inquietud de los inversores.

En una breve conversación con EL PERIÓDICO, Elías se ha mostrado "más optimista" que dos meses atrás y ha asegurado que sigue apoyando el proyecto. En cuanto a la posibilidad de demandar al anterior equipo directivo, cuyo resultado "es manifiestamente visible y mejorable", Elías ha afirmado que lo prioritario ahora es que la compañía salga del bache y trabajar en "volverla a poner sobre los raíles". A su vez ha restado importancia a la evolución en la bolsa, porque igual que baja sube" y considera que "las aguas volverán a su cauce".

El empresario, que ya figura en la lista 'Forbes' de los más ricos de España con un patrimonio de unos 800 millones tras una carrera empresarial típica de 'self-made man', ha destacado y alabado el papel de Telefónica, el principal cliente del Grupo Ezentis. "He quedado gratamente sorprendido por su comportamiento", subraya Elías que, a la vez, está convencido de que la SEPI, que gestiona el fondo destinado a rescatar empresas consideradas estratégicas, también dará el 'sí' a apoyar la compañía.

La solicitud de ayuda a la SEPI se encuentra en proceso de análisis por la SEPI como entidad encargada de la instrucción del procedimiento. El mecanismo del Fondo de Apoyo a la Solvencia caduca el 30 de junio, después de haber sido prorrogado en dos ocasiones.

Ezentis cerró el primer trimestre del año con una cifra de negocio de 83 millones de euros, lo que supone una reducción del 12% de los registros contabilizados durante el mismo periodo del año anterior. La empresa achacó esta caída de los ingresos por su estrategia de discontinuar los contratos no rentables, principalmente por el cese de actividad en Chile y Perú. A la vez, el negocio recurrente (sin contar extraordinarios o atípicos) se ha mantenido en los mismos niveles que el año pasado.

Noticias relacionadas

La deuda financiera neta del grupo cerró el periodo enero-marzo con 157,6 millones de euros, 3,6 millones más que en el mismo periodo de 2021. La compañía reconocía en su último informe financiero su delicada situación financiera. Tras unas pérdidas de 144 millones de euros en 2021, entró en patrimonio neto negativo, de 163 millones de euros, a cierre de ese ejercicio. La moratoria concursal, en vigor desde 2020 y que expira el 30 de junio, le ha dado más tiempo.

En el mismo informe financiero, la empresa admite también que arrastra impagos en su deuda, que suma un total de 130 millones. A cierre del pasado ejercicio estos impagos ascendían a seis millones.

Temas

Empresas