Rescate

Ezentis solicita 70 millones a la SEPI y se desploma en bolsa

La CNMV suspende la cotización de la compañía gestora de infraestructuras y la levanta a partir de las 10.45

El presidente de Audax Renovables, José Elías, en las oficinas de Barcelona.

El presidente de Audax Renovables, José Elías, en las oficinas de Barcelona. / Jordi Pujolar

2
Se lee en minutos
El Periódico

El grupo Ezentis ha solicitado a la la Sociedad Estatal deParticipaciones Industriales (SEPI) ayuda temporal por 70 millones de euros para garantizar su viabilidad. Según ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), con fecha 19 de mayo presentó a SEPI una solicitud de apoyo público temporal con cargo al Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas por un importe total de 70 millones de euros. José Elías, el dueño de Audax y de la cadena de congelados La Sirena, es el principal accionista de la compañía gestora de infraestructuras con el 28% del capital y achaca la situación actual al anterior equipo gestor.

La empresa debe asumir los pagos de deuda, que asciende a 149 millones de euros, de los que 130 millones de euros serían pagaderos en julio, según informa 'El Confidencial', quien asegura que la empresa prepara una demanda contra el anterior equipo gestor. La CNMV, que había suspendido cautelarmente la cotización de la empresa, ha decidido levantarla a partir de las 10.45 horas, momento a partir del que ha registrado una importante caída, que ha acabado siendo del 20,55%. Al cierre de ayer, la compañía tenía una capitalización de unos 67 millones y este jueves ha acabado en en nivel de los 53 millones.

La solicitud se encuentra en proceso de análisis por la SEPI como entidad encargada de la instrucción del procedimiento, indica la compañía, cuya cotización ha sido suspendida por la CNMV a la espera de información sobre su solicitud de ayuda. El mecanismo del Fondo de Apoyo a la Solvencia caduca el 30 de junio, después de haber sido prorrogado en dos ocasiones.

Ezentis cerró el primer trimestre del año con una cifra de negocio de 83 millones de euros, lo que supone una reducción del 12% de los registros contabilizados durante el mismo periodo del año anterior. La empresa achacó esta caída de los ingresos por su estrategia de discontinuar los contratos no rentables, principalmente por el cese de actividad en Chile y Perú. De su lado, el negocio recurrente (sin contar extraordinarios o atípicos) se ha mantenido en los mismos niveles que el año pasado.

De su lado, la deuda financiera neta del grupo cerró el periodo enero-marzo con 157,6 millones de euros, 3,6 millones más que en el mismo periodo de 2021.

Noticias relacionadas

La compañía reconocía en su último informe financiero su delicada situación financiera. Tras unas pérdidas de 144 millones de euros en 2021, entró en patrimonio neto negativo, de 163 millones de euros, a cierre de ese ejercicio. La moratoria concursal, en vigor desde 2020 y que expira el 30 de junio, le ha dado más tiempo.

En el mismo informe financiero, la empresa admite también que arrastra impagos en su deuda, que suma un total de 130 millones. A cierre del pasado ejercicio estos impagos ascendían a seis millones.

Temas

Empresas