Movilidad eléctrica

Así electrificarán España los fabricantes de automóviles con el PERTE

  • Casi todas las marcas con fábricas en España han registrado ya, o han confirmado que lo harán, proyectos para optar a las ayudas del PERTE para el desarrollo del Vehículo Eléctrico y Conectado (VEC)

  • Volkswagen levantará un fábrica de baterías, QEV Technologies quiere reindustrializar las plantas de Nissan en Barcelona y Stellantis prepara dos proyectos, uno para la planta de Zaragoza y otro para la de Vigo y Madrid

Así electrificarán España los fabricantes de automóviles con el PERTE
5
Se lee en minutos
Álex Soler
Álex Soler

Periodista

Especialista en motor, movilidad eléctrica e industria del automóvil

Escribe desde Barcelona

ver +
Xavier Pérez
Xavier Pérez

Redactor Jefe de Motor

Especialista en Periodista de motor centrado en el sector del automóvil y la motocicleta, así como en todas las áreas de economía relacionadas con la automoción, la movilidad sostenible y la electrificación

Escribe desde Barcelona

ver +

La transformación del sector del automóvil, obligada en parte por la llegada del vehículo eléctrico, tiene en España un actor clave. Con 17 plantas productivas es el segundo productor europeo tras Alemania. Para afrontar con garantía de éxito ese nuevo rumbo, las marcas de automóviles con fábricas en España ven en el PERTE para el desarrollo del Vehículo Eléctrico y Conectado (PERTE VEC) una gran oportunidad para impulsar su electrificación y adaptarse al futuro próximo de una industria, esencial y tractora para el país. Prueba de ello, y tras conseguir que el Gobierno aplazara el cierre del periodo de presentación de proyectos (dos veces) hasta el 3 de junio, es que casi todas las marcas que operan en el país registrarán proyectos para optar a las ayudas.

El PERTE VEC está dotado con 2.975 millones de euros procedentes de los fondos europeos Next Generation. Entre las condiciones fijadas por el Gobierno está la cooperación entre grandes empresas y pymes de todo el país para transformar toda la cadena de valor del vehículo eléctrico, obligando que el 40% de las entidades participantes en cada proyecto sean pymes, que haya representación de varias comunidades autónomas y que todos los proyectos concluyan antes de octubre de 2025.

De momento, Seat y el Grupo Volkswagen, QEV Technologies e Irizar ya han registrado sus proyectos y pronto seguirá Stellantis. Renault está ultimando los detalles para hacerlo, Ford anda planteándoselo y desde Mercedes-Benz no sueltan prenda aún sobre sus planes.

Seat y Volkswagen, los primeros

Ya en 2021 el Grupo Volkswagen reivindicaba ayudas a España para impulsar la electrificación de sus plantas, la de Navarra y la de Martorell, y condicionaba una futura planta de baterías en el país a esta cooperación entre la administración y la compañía. Finalmente, el PERTE ha sido el impulso que necesitaban Seat y Volkswagen para presentar el plan Future: Fast Forward en colaboración con 62 empresas nacionales, el 61% de las cuales pymes, de 11 comunidades autónomas. Entre las ayudas recibidas del PERTE y las inversiones de sus integrantes, el plan movilizará más de 10.000 millones de euros.

El plan de Seat y Volkswagen se sostiene sobre cuatro pilares, la electrificación de sus dos plantas para producir coches eléctricos urbanos a partir de 2025; la creación de un ecosistema de baterías para vehículos eléctricos en España y la construcción de una planta de baterías en Sagunt, Valencia; la localización en España de componentes esenciales para coches eléctricos y la formación de talento y digitalización de la industria. Entre los socios en el proyecto están Bosch, Iberdrola, Silence y Celsa Group, entre otros.

Transporte cero emisiones

Otro de los proyectos ya registrados es el D-Hub, el plan impulsado por QEV Technologies y Btech para la reindustrialización de las fábricas de Nissan en Barcelona. Este proyecto fija una inversión global de 305,1 millones de euros, el 93% del total ejecutada por pymes -el mínimo es el 40%- y cuenta con la participación de un total de 18 empresas, entre ellas Cellnex o Applus+, con el objetivo principal de adaptar las instalaciones para la producción de 60.000 unidades de los vehículos comerciales y autobuses eléctricos de la marca Zeroid y hasta 40.000 unidades de un 'pick-up' de la marca Ebro basado en el Nissan Navara.

También con el foco puesto en el transporte eléctrico presentó Irizar su proyecto, llamado Capital (Capacitación tecnológica y desarrollo industrial de la cadena de valor del autobús e infraestructura asociada para la descarbonización del sector de Transporte con soluciones cero emisiones). Este plan, formado por 21 empresas -entre ellas Iberdrola-, de siete comunidades autónomas, prevé una inversión de 63 millones de euros con el objetivo de desarrollar autobuses y vehículos industriales eléctricos y el desarrollo del hidrógeno como posible solución para el futuro.

Stellantis, proyectos para todas las fábricas

El caso de Stellantis es muy particular, ya que prepara dos proyectos que prevén inversiones en sus tres plantas españolas, la de Vigo, la de Madrid y la de Figueruelas en Zaragoza. Esta última tendrá un proyecto específico, llamado TESIS, con una inversión de aproximadamente 223 millones de euros en un plan en el que participarán 23 compañías -el 88% pymes- de seis comunidades autónomas, aunque el 46% serán aragonesas. Su objetivo final es adaptar la línea 1 de la planta para la producción de coches electrificados, y así optar a la adjudicación de modelos eléctricos una vez acabe el ciclo comercial de los coches ensamblados actualmente, el Opel Crossland y el Citroën C3 Aircross.

Para Vigo y Madrid, el grupo propone el proyecto ARIES, dividido entre 26 objetivos primarios, seis liderados por Stellantis, y con una inversión de 43 millones de euros para impulsar una nueva generación de eléctricos que se produzcan en sus fábricas españolas, la implantación de un taller de baterías en Vigo, la reutilización del agua y la eficiencia energética. 25 empresas participarán en este plan, 17 gallegas, de las cuales el 72% son pymes.

Renault, Ford y Mercedes-Benz

Ford, Renault y Mercedes-Benz son las otras tres grandes marcas que producen en España. De todas, la que más claro parece tenerlo es Renault, desde la que admiten que están trabajando para presentar un proyecto antes de que acabe el plazo, aunque no han desvelado más detalles. Cabe recordar que la firma francesa adjudicó en 2021 a sus plantas de Palencia y Valladolid cinco nuevos vehículos híbridos, entre ellos el nuevo Austral, hasta 2024, una nueva familia de motores híbridos E-Tech para Valladolid y dos cajas de cambios para Sevilla.

Noticias relacionadas

Ford asume la cautela como máxima en este proceso. El momento tenso del que está la marca saliendo en Europa invita a no cometer errores. La principal batalla que estaría tras la idea de presentar un proyecto al PERTE se sitúa en la asignación de dos nuevos modelos eléctricos para una planta europea. Almussafes está en la quiniela, aunque la decisión no se anunciará hasta octubre. Para entonces vendría muy bien tener un proyecto en el PERTE para abordar con garantías esa posible adjudicación.

Por último, desde Mercedes-Benz, con una planta en Vitoria, afirman a este diario que no pueden confirmar nada aún. La firma alemana podría ser la única con presencia en el país que no optara a las ayudas del PERTE, pero hasta el día 3 de junio hay opciones de presentar un proyecto.