Evolución de indicadores

Mayor riesgo de crédito en el sector de productos duraderos

Crédito y Caución prevé una caída de las ventas por el alza de la inflación y la menor capacidad adquisitiva de los hogares

Concesionario de coches de Barcelona.

Concesionario de coches de Barcelona.

2
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

El riesgo de crédito crece en el sector de consumo duradero en España. Es una advertencia lanzada este miércoles por Crédito y Caución, que considera que la combinación de la caída de la demanda y el estrechamiento de los márgenes comerciales "conducirá a un deterioro del comportamiento en pagos del sector en los próximos meses". En teoría económica, un bien duradero es aquel que puede ser utilizado muchas veces a lo largo del tiempo y da servicio a su comprador a lo largo del tiempo. Los analistas de Crédito y Caución consideran que el valor añadido del sector se contraerá en el entorno del 5% en 2022, tras crecer un 7,5% en 2021, se venderá menos y los riesgos impago aumentarán.

El estudio evidencia que el sector comercial está registrando un cambio en los patrones de consumo acelerado por la pandemia: el comercio electrónico representa ya cerca del 30% de las ventas del sector, y los minoristas de tiendas físicas están desarrollando sus propios canales de venta 'on line'. El estudio resalta que las ventas minoristas empiezan a mostrar signos de ralentización desde el segundo semestre de 2021, debido a la combinación de las presiones inflacionistas y los cuellos de botella en la cadena de suministro. Ante el dibujo del contexto anterior, la aseguradora de crédito prevé en su informe publicado este miércoles que "las dificultades logísticas sigan siendo un problema en todos los subsectores de bienes de consumo duradero en los próximos meses" y que el menor poder adquisitivo de los hogares afecte negativamente en el gasto. El alza de los costes de transporte y de los precios de producción repercutidos por los fabricantes abonan la idea de un empeoramiento de la situación. En un contexto de fuerte competencia, los minoristas solo repercuten parcialmente esos costes a los clientes finales por lo que pueden darse problemas de pagos en determinadas empresas.

Noticias relacionadas

"La combinación de la caída de demanda y el estrechamiento de los márgenes conducirá previsiblemente a un deterioro del comportamiento en pagos del sector en los próximos meses, aunque el sector sigue siendo bastante resistente en comparación con otras industrias", opinan en Crédito y Caución. Por ello, "es previsible que el número de quiebras comerciales en el sector se vea significativamente afectado por la evolución de la inflación en los próximos meses y su impacto en el gasto discrecional de las familias", concluye el informe.

Los bienes duraderos son los que rinden al consumidor un flujo de servicio durante un tiempo relativamente largo. Los ejemplos típicos son los automóviles, los muebles, las viviendas, etcétera. Por el contrario, los bienes no duraderos se agotan o se consumen completamente en el acto de satisfacer una necesidad, como los alimentos, el agua o la electricidad. Para los economistas, el análisis de la evolución y perspectivas de la venta de bienes duraderos es interesante, y tienden a poner este indicador a la altura de la inversión en capital productivo.