Energía

Las nuevas renovables impulsan las alianzas estratégicas

Las energéticas se unen entre ellas para desarrollar tecnologías como el hidrógeno verde o la eólica marina

Las nuevas renovables impulsan las alianzas estratégicas
2
Se lee en minutos
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

Hace unas semanas, Naturgy anunciaba una alianza con Equinor, la petrolera noruega antes llamada Statoil especializada en la tecnología flotante; unos días antes había hecho lo propio Repsol con Ørsted, empresa danesa líder en el desarrollo de este tipo de parques. El objetivo de ambas uniones es aprovechar la experiencia de unas empresas y el conocimiento del país de las otras para iniciar el desarrollo de esta tecnología en España, uno de los pocos países europeos en los que todavía no se ha desplegado a eólica marina. 

Este es cada vez más una constante en el sector, la unión estratégica entre empresas para sumar la especialización de cada una de ellas. Otro caso surge con el desarrollo del hidrógeno verde, un vector tecnológico todavía poco competitivo. La pandemia aceleró el proceso de una tecnología a la que se destinará cerca de 1.500 millones de los fondos europeos. Todas las grandes energéticas se han asociado con otras empresas para hacer despegar estos proyectos, como es el caso de Iberdrola con Cummings, empresa de electrolizadores (máquinas para producir hidrógeno) que instalará una fábrica en este país y servirá a la eléctrica. Mientras, la compañía que dirige Ignacio Galán también tiene un acuerdo con Fertiberia para suministrarle hidrógeno renovable con el que producir amoniaco. 

También Repsol y Enagás han creado una sociedad conjunta en este ámbito. En su caso para desarrollar una tecnología pionera que produzca hidrógeno renovable a partir del sol, sin necesidad de electricidad, un proceso conocido como fotoelectrocatálisis. Mientras Naturgy, Enagás y Exolum se han unido para impulsar el suministro de este vector tecnológico en la movilidad. 

Noticias relacionadas

Si bien uno de los sectores donde más alianzas se han producido es en la movilidad eléctrica con uniones entre eléctricas y supermercados, restaurante o aparcamientos. Pero no solo entre empresas energéticas surgen las alianzas, sino que empieza a ser cada vez más habitual el cruce de negocios. Un ejemplo es la unión entre Repsol y Telefónica, que han constituido una sociedad conjunta para desarrollar el negocio del autoconsumo. La compañía que dirige Josu Jon Imaz aporta su experiencia en "autoconsumo y multienergía" en España, mientras que Telefónica dará "capilaridad de sus canales de distribución y capacidad tecnológica". 

Otro ejemplo son Endesa y Netflix. La eléctrica ofrece la plataforma de contenidos en ‘streaming’ a los clientes que contraten Única, la cuota fija mensual personalizada de Endesa. De esta forma, Netflix se ‘benefica’ de los clientes de Endesa, mientras esta ofrece un valor diferencial a su oferta. O Naturgy y Correos, para impulsar la captación de clientes a través de sus oficinas.