Movilidad eléctrica

Wallbox inaugura su nueva planta de Barcelona, capaz de producir hasta un millón de cargadores al año

  • La nueva factoría de Wallbox, en la que se han invertido nueve millones de euros, arranca a un ritmo productivo de 1.200 cargadores al día y con 200 empleados, cifra que alcanzará los 500 en 2025.

  • La planta barcelonesa será capaz de ensamblar todos los productos de la compañía, que se exportarán a todos los mercados del mundo excepto al chino, al estadounidense, al canadiense y al mexicano.

Así es la nueva fábrica de Wallbox en Barcelona. / FERRAN NADEU / VÍDEO: ACN / MIQUEL VERA

6
Se lee en minutos
Álex Soler
Álex Soler

Periodista

Especialista en motor, movilidad eléctrica e industria del automóvil

Escribe desde Barcelona

ver +

Wallbox ha inaugurado en Barcelona su tercera planta productora de cargadores para vehículos eléctricos, la primera de las dos que pondrá en marcha este mismo año junto a la de Arlington, Texas, que la marca prevé tener lista en septiembre. Personalidades como Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo, Pere Aragonès, presidente de la Generalitat, Ada Colau, alcadesa de Barcelona, o Ignacio Galán, consejero delegado de Iberdrola, han acompañado a la compañía catalana en la puesta en marcha de unas instalaciones innovadoras clave para los objetivos de la compañía a nivel internacional.

La fábrica de Barcelona ya produce a un ritmo productivo de 1.200 cargadores diarios, aunque su capacidad podrá alcanzar el millón de unidades anuales de todos los modelos de su gama- incluidos los cargadores rápidos Supernova e Hipernova- para 2025 una vez estén listas todas las líneas de producción y se activen los tres turnos en cada una de ellas. Esta factoría de 11.000 metros cuadrados, en la que se han invertido nueve millones de euros, da trabajo a más de 200 personas, cifra que subirá hasta las más de 500 cuando se alcance su máxima producción.

La transición hacia una movilidad sostenible

Enric Asunción, cofundador y consejero delegado de Wallbox, ha repasado en el evento la trayectoria de la compañía, que en apenas siete años ha pasado de fabricar un solo cargador, en 2015, a más de un millón según las estimaciones para este año. "Para Wallbox esta fábrica es un paso más para poder liderar el sector de la carga de vehículos", ha apuntado antes de señalar los dos retos a los que se enfrentará la compañía y el sector a partir de ahora. "Necesitamos una infraestructura de carga rápida y fiable y desarrollar tecnología para facilitar la transición energética y la gestión de la energía de una forma eficiente", ha añadido.

Asunción ha aprovechado para agradecer al Gobierno por las ayudas para el impulso de la movilidad eléctrica, citando el plan Moves III o el Perte del coche eléctrico, pero ha asegurado que "se puede hacer más", poniendo como ejemplos los planes de ayudas de países como el Reino Unido o Alemania. "España puede estar en el centro de la movilidad eléctrica del futuro", ha cerrado.

Ada Colau, Pere Aragonès y Reyes Maroto han coincidido en señalar a Wallbox como una compañía de referencia, innovadora e internacional. "Estamos hablando de una empresa referente en un cambio de paradigma que necesitamos, que marca el camino hacia lo que quiere Barcelona: prosperidad económica, reducción de emisiones y economía circular", ha dicho Ada Colau, que ha anunciado que probará el sistema Sirius de gestión de la energía de la compañía en algún edificio público. La alcaldesa ha instado al Govern a acelerar la transición hacia las energías renovables y le ha ofrecido su ayuda.

"Wallbox es uno de los aliados del desarrollo de la España innovadora, un éxito conseguido con dos apuestas, una por el talento y otra por las capacidades nacionales", ha celebrado Reyes Maroto, que ha anunciado que este año movilizará 125 millones para impulsar startups. Tras la comparecencia oficial, Maroto ha calificado el Perte para la fabricación de microchips, en el que se movilizarán hasta 11.000 millones de euros, como "una solución para dar respuesta al reto de la autonomía industrial". La ministra ha confirmado que España se sumará al proyecto europeo para el mismo objetivo y que contará con importantes inversiones privadas. En cuanto al Perte del vehículo eléctrico, Maroto ha admitido que el período de admisión de solicitudes podría ampliarse unas semanas a petición de las empresas. En ese sentido, Asunción ha adelantado que Wallbox "está tratando de formar parte de varios proyectos. Estamos trabajando en todas las direcciones ya hasta con el Ministerio para participar, pero todavía no hay nada concreto". La ministra ha admitido que el Gobierno espera que haya más plantas de baterías en España tras la confirmación de que el Grupo Volkswagen levantará la suya en Sagunt, Valencia.

Pere Aragonès, por su parte, ha insistido en que Wallbox "democratiza la movilidad eléctrica desde el punto de vista del cargador público y privado, una pieza imprescindible para impulsar esta movilidad". "Catalunya y Wallbox somos socios en el camino que tenemos por delante y tenemos que seguir siéndolo para los retos que tenemos pendientes, como el despliegue de cargadores", ha añadido. Tanto Aragonès como Colau han reivindicado que hay que impulsar la formación en Catalunya para generar talento ante las oportunidades que generan compañías como Wallbox.

Una compañía global

Como ha explicado Enric Asunción, Wallbox es una compañía que en siete años ha alcanzado más de 100 mercados, generando un 90% de su volumen de negocio fuera de España, que da trabajo a más de 1.000 personas, con una previsión de superar los 1.600 empleados este año. Su objetivo para 2025 es facturar 1.000 millones de euros, de los cuales un 50 o 60% corresponderá a cargadores domésticos, como el Pulsar o el Quasar, y el resto a cargadores rápidos y superrápidos como el Supernova y el Hipernova. Este último fue presentado a finales de 2021, carga a potencias de hasta 150 kW, y las primeras unidades llegarán a finales de este año. En ese sentido, Ignacio Galán, que ha recordado que en su día compró el primer cargador de Wallbox, ha adelantado que quiere ser el primer cliente del Hipernova con varias unidades "dentro de un grupo de un pedido de 10.000 unidades, contando también con unidades del Supernova, que Iberdrola recibirá en los próximos meses, un volumen que significa doblar la red de carga española".

La fábrica de Barcelona, junto a la de Sant Andreu, dará cobertura a todos los mercados del mundo excepto al chino, que provee su planta de China operada mediante una asociación estratégica con FAWSN. Una vez la planta de Texas esté en marcha, se encargará del mercado canadiense, del mexicano y del estadounidense.

Noticias relacionadas

Según Asunción, el éxito de Wallbox se basa en su modelo de producto basado en la gestión energética. "No solo hacemos cargadores. Estamos posicionados entre el coche eléctrico y la casa, con el cargador en medio". Sus productos pueden "gestionar la energía del coche eléctrico, cargando cuando la energía es más barata, y -en el caso del Quasar- usar esa energía para abastecer una volcar es energía a una casa o a la red". Esta es su propuesta y Asunción confirma que lo seguirá siendo para mantener el liderato de un sector que solo puede crecer. El proyecto Sirius, un software que se encarga de gestionar la energía de un edificio -o una planta como la de Barcelona- para optimizar el uso de la energía renovable, usando baterías o coches eléctricos para almacenarla y reutilizarla, es otra de las soluciones con las que Wallbox trabaja en esta línea y que le ha permitido ahorrar hasta un 20% de energía en su sede de Barcelona.

Finalmente, Asunción ha confirmado que mantendrán su estrategia logística, trabajando directamente con los proveedores para evitar posibles retrasos en su producción por falta de componentes. "Muchas empresas no pueden entregar sus productos mientras nosotros garantizamos la entrega", ha dicho. "No prevemos dejar de hacerlo", ha concluido.