Prevista para abril

El Gobierno volverá a intentar atraer al pequeño productor en una nueva subasta renovable

La pequeña puja, solo 500 megavatios, reserva 140 para instalaciones fotovoltaicas menores de 5 kilovatios con fuerte carácter local

En el concurso de octubre había 300 megavatios para generación distribuida que quedaron prácticamente desiertos

Aerogeneradores en la localidad zaragozana de La Muela, en una fotografía de archivo. EFE/Javier Cebollada

Aerogeneradores en la localidad zaragozana de La Muela, en una fotografía de archivo. EFE/Javier Cebollada

3
Se lee en minutos
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

Nueva subasta de energías renovables. El ministerio para la Transición Ecológica prevé celebrar una pequeña subasta renovable el 6 de abril de 2022, según la propuesta que ha sacado este jueves a consulta pública. En juego habrá 500 megavatios de potencia, lejos de los 3.000 megavatios de las dos pujas anteriores, de los cuales 200 megavatios serán de solar termoeléctrica, 140 megavatios para biomasa y 20 megavatios para otras tecnologías como biogás, hidráulica o maremotriz. De esta manera, se trata de cumplir el calendario de subastas hasta 2025, diseñado por el Ejecutivo, que se comprometía a subastar 19.500 megavatios de distintas tecnologías hasta 2025. Además, se incluyen 140 megavatios para instalaciones fotovoltaicas pequeñas en un nuevo intento del Ejecutivo por atraer a estos productores.

En la subasta anterior, que se celebró en el mes de octubre, se reservaron 300 megavatios para la solar distribuida, pero solamente se adjudicaron 5,75 megavatios. Desde el sector se aludió a unas condiciones "muy restrictivas" al tener un marcado carácter local (se tenía en cuenta la población próxima al emplazamiento y la participación ciudadana), mientras que fuentes del Ejecutivo apuntaron al precio de reserva máximo que es secreto y que podría haber supuesto la descalificación de algunos proyectos pequeños.

De hecho, tras conocer los resultados del concurso, la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, reconoció que el cupo reservado a “instalaciones pequeñitas" todavía no había logrado asentarse "como un planteamiento atractivo y generalizado”, pero avanzaba que lo seguirían “manteniendo en las siguientes convocatorias”. “Creemos que es una apuesta que merece la pena”, dijo Ribera hace dos meses.

Y así ha sido, en la pequeña subasta que el Ejecutivo prevé celebrar en abril del año próximo se incluye una nueva reserva específica para estas instalaciones y se mantienen las condiciones de la anterior subasta. Así, entre otros requisitos, el titular de la instalación debe ser una cooperativa de al menos 10 integrantes; una administración o entidad pública local como un ayuntamiento o que el 25% del capital social o la financiación necesaria para ejecutar el proyecto provenga de 4 participantes de carácter local.

"El apoyo específico a los pequeños sistemas de generación distribuida responde a que aportan una mayor eficiencia, porque precisan menos infraestructuras de red y reducen las pérdidas de energía en ellas; también se ha considerado la necesidad de democratizar el sistema eléctrico, buscando la participación activa de los ciudadanos, así como de otros agentes, como Pymes y entidades locales, en el despliegue de las tecnologías renovables", explica el departamento que dirige Teresa Ribera en su comunicado.

Tercera subasta

Noticias relacionadas

Es la tercera subasta que se realiza desde que la vicepresidenta Ribera llegó al ministerio para la Transición Ecológica y dio carpetazo con el anterior modelo, diseñado por el exministro Álvaro Nadal en el que se subastaba la potencia de los proyectos y no la generación, como se hace ahora, a un precio fijo por megavatio-hora. La primera se celebró hace casi un año, el 24 de enero de 2021, con 3.000 megavatios, mientras la segunda, también con otros 3.000 megavatios disponibles, tuvo lugar el pasado mes de octubre. Entre ambas, se han asignado en total 2.902 megavatios de tecnología fotovoltaica y 3.256 megavatios de tecnología eólica.

En ambos concursos Capital Energy se consolidó como la gran vencedora, junto a Forestalia, mientras que las eléctricas tradicionales se echaron a un lado, sobre todo, en la segunda de las pujas que se celebró en medio de una enorme tensión con el Gobierno por el 'hachazo' por el alza de los precios del gas. El Ejecutivo tiene, además, pendiente convocar las subastas de contratos de compra de energía en las que los operadores dominantes -Iberdrola, Endesa, Naturgy y EDP- deberán ofertar un porcentaje de su capacidad de generación para que las pequeñas comercializadoras y los grandes consumidores e industrias puedan adquirirla y, así, se baje el precio de este suministro.