Recuperación

El INE eleva hasta el 3,4% el crecimiento de la economía durante el verano

  • El organismo mejora en 0,7 puntos su propia estimación de octubre al reconocer ahora un mayor auge del consumo de las familias y del turismo entre julio y septiembre

  • El avance del PIB se aceleró pasando de una tasa trimestral del 1,2% en el segundo periodo del año al 2,6% en el tercero.

Ambiente en una terraza de Barcelona este verano.

Ambiente en una terraza de Barcelona este verano.

5
Se lee en minutos
Rosa María Sánchez
Rosa María Sánchez

Redactora jefe

Especialista en Macroeconomía, presupuestos, impuestos y pensiones.

Escribe desde Madrid

ver +

La economía española creció en los meses de verano el 2,6% en relación al segundo trimestre y el 3,4% respecto al mismo periodo de 2020, gracias al impulso del consumo de los hogares, a la actividad del turismo y el comercio y a las exportaciones.

Los nuevos datos de la Contabilidad Nacional sobre el tercer trimestre del año publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE) suponen una sorpresa positiva respecto a las tasas que el propio organismo avanzó el pasado 29 de octubre. Entonces adelantó un crecimiento del 2% en tasa trimestral y del 2,7% en tasa anual para el periodo entre julio y septiembre

Así pues, las cifras publicadas este jueves suponen una mejora de 0,6 puntos y de 0,7 puntos para cada una de ambas referencias y llevan algo de oxígeno a unas perspectivas que aún parecen quedar lejos de las previsiones del Gobierno para el conjunto del año, que incluyen un crecimiento del 6,5% para este año. El FMI y el Banco de España, los dos últimos organismos que han actualizado sus previsiones sobre la economía española han rebajado al 4,6% y el 4,5% , respectivamente, sus estimaciones de crecimiento para este año.

Con los nuevos datos del INE, el crecimiento medio de los nueve primeros meses del año se sitúa en el entorno del 5,6%. Según el secretario de Estado de Economía, Gonzalo García Andrés, "los datos de creación de empleo confirman que durante el cuarto trimestre se ha mantenido la tendencia positiva del tercero". De cara a 2022, el ministerio confía en que "a pesar de las incertidumbes, se podrá mantener el ritmo de creación de empleo y de crecimiento económico", con el impulso de las inversiones y las reformas del Plan de Recuperación.

Empuje del turismo interior

La principal diferencia entre las previsiones del organismo sobre el tercer trimestre adelantadas en octubre y las actuales residen en la estimación del consumo de los hogares y en la actividad de las actividades relacionadas con el turismo (comercio, transporte y hostelería)

En octubre el INE estimó que el gasto de las familias cayó en los meses de verano el 0,5% respecto a los de primavera (el segundo trimestre). Aquel retroceso sorprendió a muchos analistas, a la luz de la actividad económica de turismo interior observada entre julio y septiembre. Ahora el INE ha revisado al alza de forma considerable aquel cálculo, pasando de una tasa negativa del 0,5% a una positiva del 1%.

Conectada con el mayor gasto de las familias durante el verano está la revisión al alza del crecimiento trimestral de los servicios, en general (que pasa del 3,2% adelantado en octubre al 4,1% ahora). En particular, la rúbrica de 'comercio, transporte y hostelería' creció el 11,8% según los nuevos datos del INE, muy por encima del 7,9% estimado en octubre.

También se ha revisado ligeramente al alza la evolución trimestral de la construcción (el 2%, en lugar del 1,8% previo) y de las actividades inmobiliarias (para las que se sigue apreciando un retroceso trimestral, pero del 0,1% y no del 0,6% anterior). En sentido contrario, se ha rebajado el avance estimado para las actividades artísticas y recreativas en los meses de verano (del 18,6% al 9,9%), mientras que la estimación trimestral de la industria se mantiene en el 2%.

En los datos publicados este jueves, el INE revisa ligeramente al alza el crecimiento del segundo trimestre del año, al que ahora atribuye un crecimiento trimestral del 1,2% (una décima más) y un avance anual del 17,7% (dos décimas por encima de la última estimación).

Estimaciones movedizas

En el avance de datos sobre el tercer trimestre publicado el 29 de octubre, el propio INE advertía de que la mayoría de los indicadores con los que había construído su previsión abarcaban hasta el mes de agosto y que solo había podido contar con algunos escasos indicadores adelantados referidos al mes de septiembre. Se quejaba el INE de que el volumen de información disponible había sido "menor que en ocasiones anteriores".

Con una información más completa sobre la mesa, el organismo ha vuelto a hacer cálculos y el resultado arroja un mayor crecimiento económico en los meses de verano respecto a la estimación inicial. Es lo contrario de lo que pasó respecto del segundo trimestre: tras una optimista estimación de crecimiento trimestral del 2,8% adelantada en julio, los datos posteriores recortaron en casi dos puntos el cálculo, hasta el 1,1% (la estimación de la tasa anual bajó del 19,8% inicial al 17,5%). Tan fuerte corrección obligó a revisar a la baja las previsiones anteriores de otros organismos, como el Banco de España, y abrió un debate sobre la adecuación de la metodología del INE a la medición de la evolución económica actual.

En descargo de tan llamativas revisiones a la baja o al alza, la nota emitida este jueves el propio INE reconoce que "lógicamente, en el análisis de las revisiones observadas sobre los resultados avanzados se ha de tener presente la dificultad inherente a la medición estadística en un periodo de cambios de coyuntura de la actividad económica tan bruscos como los vividos en los últimos trimestres".

Demanda interna y exterior

Los datos publicados este jueves por el INE muestran que, respecto del crecimiento anual del 3,4% en el tercer trimestre, la contribución de la demanda nacional al crecimiento interanual del PIB es de 2,5 puntos, 14,9 puntos inferior a la del segundo trimestre. Por su parte, la demanda externa presenta una aportación de 0,9 puntos, siete décimas superior a la del trimestre pasado.

El deflactor implícito del PIB aumenta un 1,6% respecto al mismo trimestre de 2020, seis décimas más que en el trimestre pasado.

El empleo de la economía, en términos de horas trabajadas, registra una variación intertrimestral del 0,3%. Esta tasa es de mayor magnitud en el caso de los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo (del 3,9%, lo que supone 4,0 puntos más que en el segundo trimestre) debido a la reducción que se observa en la jornadas medias a tiempo completo (−3,5%).

En términos interanuales, las horas trabajadas crecen un 3,3%, tasa 26,3 puntos inferior a la del segundo trimestre de 2021, y los puestos equivalentes a tiempo completo lo hacen en un 6,2%, lo que supone 12,7 puntos menos que en el segundo trimestre y un aumento de 1,069 millones de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en un año.

Noticias relacionadas

La variación interanual del coste laboral unitario se sitúa este trimestre en el 2,3%.

La renta nacional bruta y la renta nacional disponible bruta crecen un 3,6% y un 3,9%, respectivamente, respecto al trimestre anterior. En relación al tercer trimestre de 2020, la renta nacional se incrementa un 5,0% y la nacional disponible un 4,9%.