Telecomunicaciones

La opa de KKR a Telecom Italia convulsiona la economía y la política

Vivendi, la principal accionista, considera la oferta del fondo estadounidense "insuficiente"

Un policía habla con su móvil frente a la sede de Telecom Italia en Rozzano.

Un policía habla con su móvil frente a la sede de Telecom Italia en Rozzano. / AP / LUCA BRUNO

2
Se lee en minutos
Irene Savio
Irene Savio

Periodista

ver +

Ruido de sables en el mundo empresarial italiano. El conglomerado francés Vivendi, accionista en España del Grupo Prisa, ha rechazado este lunes una oferta no vinculante del fondo estadounidense Kohlberg Kravis Roberts & Co (KKR) para comprar la totalidad de la compañía telefónica TIM (Telecom Italia), de la cual el grupo galo es el mayor accionista (24%). La propuesta de KKR es "insuficiente”, ha hecho saber Vivendi, según ha publicado el diario económico italiano Il Sole 24 Ore. 

La negativa de Vivendi, que supone que al menos de momento la operación queda en un limbo, llega después de la propuesta de KKR de adquirir TIM, el mayor grupo italiano de telefonía, a un precio de 50,5 céntimos de euro por acción, por un total de unos 10.000 millones de euros. No obstante, después de que la información se conociera de manera inesperada el domingo, la oferta ha generado reacciones encontradas en el mundo político y empresarial italiano.

Controlar la política

Esto porque KKR es un inversor de peso en las finanzas internacionales, ligado a un país externo a la Unión Europea y ya es accionista de Springer, una importante editorial de Alemania. Tanto que la propuesta también ha sido recibida con escepticismo por algunos observadores que han subrayado que “controlar las comunicaciones de un Estado es controlar su política y economía”, como ha dicho la periodista de investigación Stefania Maurizi. “Están en riesgo miles de trabajadores”, denunciaron, por su parte, los sindicatos. 

En efecto, incluso en caso de aceptar la propuesta, TIM debería solicitar la autorización del Gobierno italiano. Este último, de hecho, no solo es el segundo accionista de la compañía, sino que tiene prerrogativas especiales —la llamada 'acción de oro', que le da al Estado poder de veto — sobre la compañía telefónica al ser considerada estratégica para Italia. “TIM es el mayor operador de telefonía del país. También es la empresa que posee la parte más significativa de la infraestructura de telecomunicaciones”, ha recordado este lunes el ministerio de Economía transalpino.

Noticias relacionadas

“El interés” manifestado por KKR es “una noticia positiva”, ha añadido el ministerio italiano, al asegurar que aún así se creará un grupo de trabajo especial encargado de vigilar toda nueva maniobra. El objetivo de Roma “es asegurar que estos proyectos sean compatibles con la rápida finalización de la conexión de banda ancha (…) las inversiones necesarias en el desarrollo de la infraestructuras y la salvaguardia y crecimiento del empleo”, ha puntualizado el ministerio dirigido por Daniele Franco. 

La animosidad suscitada por la oferta de KKR se remite también a que esta propuesta llega en un momento en el que las acciones de la compañía han perdido más de la mitad del valor que tenían hace 5 años y por las que, en un su momento, Vivendi pagó más de 1 euro cada una. Algo que también ha alimentado los rumores de que el grupo galo estaría analizando una oferta de CVC Capital Partners. Vivendi, que a finales de esta semana tiene previsto celebrar una reunión para abordar la situación, se convirtió en el mayor accionista de TIM después de la salida de la española Telefónica.