Consejo de Ministros

La prórroga de los ertes hasta febrero costará 1.200 millones

  • Las exenciones a la Seguridad Social vinculadas a la formación formarán parte del futuro mecanismo de regulación temporal de empleo

  • El Consejo de Ministros aprueba la subida de 15 euros del salario mínimo antes de empezar a negociar un próximo incremento "con carácter inmediato"

La ministra portavoz, la vicepresidenta segunda y el ministro de Inclusión antes de la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

La ministra portavoz, la vicepresidenta segunda y el ministro de Inclusión antes de la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. / Europa Press / A. Ortega. Pool

4
Se lee en minutos
Rosa María Sánchez
Rosa María Sánchez

Redactora jefe

Especialista en Macroeconomía, presupuestos, impuestos y pensiones.

Escribe desde Madrid

ver +

El último Consejo de Ministros de septiembre aprobó este martes el real decreto ley que prorroga hasta el 28 de febrero el mecanismo de ertes con ayudas públicas y de las ayudas para autónomos, que tendrá un coste de unos 1.200 millones de euros, según estimó este martes el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá. La sexta prórroga de este doble mecanismo de ayudas (para ertes y autónomos) aprobada este martes en el Consejo de Ministros -tras el acuerdo logrado 'in extremis' con patronal y sindicatos en la tarde del lunes, antes su vencimiento, el 30 de septiembre- sumará su impacto económico a los 21.000 millones aplicados por el Ministerio de Inclusión a este escudo contra los efectos del covid desde su aprobación en marzo de 2020.

La prórroga de los ertes, a través de una fórmula que vincula formación y mayores exenciones sociales, es uno de los acuerdos sociales adoptado este martes por el Consejo de Ministros en el que también se ha aprobado la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) de 15 euros (hasta 965 euros) pactada con los sindicatos (no, con la patronal), la extensión de las ayudas para los autónomos acordada con las organizaciones y el nuevo marco de los programas de activación para el empleo, orientados, sobre todo, a mayores de 45 años y a jóvenes. "Son medidas con enorme impacto social en la dirección de facilitar una recuperación justa" tras las crisis sanitaria del covid, subrayó la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Tras valorar la subida del SMI, Díaz afirmó que su Departamento "ya se pone a trabajar con carácter inmediato para culminar la senda marcada por los expertos" orientada a situar el salario mínimo en el entorno del 60% del salario medio en 2023, en una horquilla entre 1.010 y 1.050 euros.

Prorroga en dos y tres pasos

La sexta prórroga del mecanismo de ayudas públicas a los ertes se hará en dos pasos. Durante todo el mes de octubre el mecanismo se prorrogará en los mismo términos vigentes hasta el 30 de septiembre. A partir del 1 de noviembre, y hasta el 28 de febrero, se pondrá en marcha el nuevo sistema de bonificaciones incrementadas para las empresas que presten formación a sus trabajadores en ertes acordado con los agentes sociales. Para acceder a esta nueva modalidad de erte a partir del 1 de noviembre será obligatorio será preciso solicitar la prórroga ante la autoridad laboral autonómica entre el 1 y el 15 de octubre.

Noticias relacionadas

En este esquema habría que añadir un paso más. La vicepresidenta Díaz y el ministro Escrivá han recordado que antes de que acabe el año el Gobierno aprobará la reforma laboral que intenta negociar con los agentes sociales y que, entre otras cuestiones, diseñará un nuevo mecanismos permanente de ertes, más allá de la actuales circunstancias que impone la crisis sanitaria. El nuevo mecanismo vinculará exenciones y formación (siguiendo la estela de la sexta prórroga) y se pondrá en marcha a partir del 1 de enero próximo. Díaz y Escrivá han adelantado que las empresas acogidas a ertes deberán adaptarse después del 31 de diciembre al nuevo esquema, aún por definir. Ambos han subrayado que aún no se ha decidido cómo se financiarán los nuevos ertes.

Las 10 claves de los nuevos ertes

1.-El esquema de bonificaciones sociales entre noviembre y febrero para empresas con trabajadores en ertes distinguirá entre compañías de menos de10 empleados y aquellas con plantilla igual o superior a estos. Así, para las primeras, las exoneraciones en las cuotas a la Seguridad Social alcanzarán el 80% si realizan acciones formativas y el 50% para el resto; si la empresa tiene 10 o más trabajadores, tendrá una exoneración del 80% si realiza acciones formativas, y del 40% en el resto de los casos.

2.- El número mínimo de horas de formación de cada persona será de 30, en las empresas de 10 a 49 trabajadores y de 40 a para las que tienen 50 o más. Y estas actividades deberán desarrollarse durante la jornada suspendida.

3.- Las empresas que formen a personas afectadas por este tipo de erte tendrán derecho al incremento del crédito para la financiación para actividades formativas, en función de su tamaño. De 1 a 9 personas trabajadoras: 160 euros por persona. De 10 a 49 personas trabajadoras trabajadores: 240 euros por persona. De 50 o más personas: 320 euros por persona

4.- Además, se mantienen los erte de impedimento, vinculados a las limitaciones de actividad. Las empresas en esa situación pasan a tener una exoneración del 100% de la aportación empresarial devengada a partir de noviembre de 2021, durante el periodo de cierre, y hasta el 28 de febrero.

5.- Los trabajadores acogidos a erte seguirán disfrutando de la exención del periodo de carencia para el acceso a la prestación por desempleo. También del denominado “contador a cero” que se amplía de manera extraordinaria hasta el 1 de enero de 2023.

6.- Las bases reguladoras de las personas trabajadoras, sobre las que se calculan las prestaciones, se incrementan del 50 al 70% para las personas beneficiarias que hayan consumido 180 días.

7.-Para las empresas, se mantienen las garantías de acuerdos anteriores tales como los límites al reparto de dividendos y el acceso a las ayudas a las empresas domiciliadas en paraísos fiscales.

8.- Además, las empresas acogidas a estos ertes tendrán que respetar restricciones en el acceso a las horas extraordinarias y en las externalizaciones de la actividad.

9.-Se extiende la prohibición del despido durante el periodo de vigencia de la norma y también se interrumpe el cómputo de la duración máxima de los contratos temporales para las personas acogidas a ERTE.

10.- El compromiso de mantenimiento del empleo contará con un nuevo periodo adicional de 6 meses.