Informe de la EBA

Cerca de 5.000 banqueros ganan más de un millón de euros en Europa

  • Los banqueros millonarios en España ascendieron a 163 en 2019, con un sueldo total de 375 millones y medio de 2,3 millones

José Manuel Campa, presidente de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés)

José Manuel Campa, presidente de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) / AGUSTÍN CATALÁN

3
Se lee en minutos
Pablo Allendesalazar
Pablo Allendesalazar

Periodista

Especialista en banca, finanzas, política monetaria y mercados de capitales

Escribe desde Madrid

ver +

Un total de 4.963 banqueros ganaron más de un millón de euros en 2019 en la Unión Europea, una cifra ligeramente superior a la del año anterior (4.938, un 0,51% más) pero que implica un fuerte incremento del 45% en una década, desde los 3.427 de 2010. Así lo ha desvelado este miércoles la Autoridad Bancaria Europea (más conocida como EBA, por sus siglas en inglés) en un informe en el que ha apuntado que dicho colectivo percibió en total 9.884 millones de euros (4.317 millones en salario fijo y 5.567 millones en variable), lo que da una media de 1,99 millones por ejecutivo. Las cifras son de nuevo similares a las de 2018 (9.823 y 1,989 millones, respectivamente). Respecto a 2010, en cambio, el sueldo total se ha disparado un 31% desde los 7.528 millones, pero la remuneración media ha bajado un 9,1% desde los 2,19 millones.

En España, los banqueros millonarios fueron 163 hace dos años, en línea con los ejercicios anteriores (167 en 2018 y 161 en 2017). En una década, sin embargo, han aumentado en un 22% desde los 133 que ya había en 2010 pese a que aquel año el sector financiero del país estaba en plena crisis. La remuneración total que recibieron en 2019 fue de 375 millones de euros, con una salario medio de 2,3 millones. Una década antes, su sueldo total fue de 300 millones, un 25% menos, y la remuneración media ascendió a 2,25 millones, un 2,2% inferior. 

En 2019, 98 banqueros españoles ganaron entre uno y dos millones; 30, entre dos y tres millones; 18, entre tres y cuatro millones; seis, entre cuatro y cinco millones; dos, entre cinco y seis millones; cinco, entre seis y siete millones; uno, entre siete y ocho millones; dos, entre nueve y 10 millones; y uno, entre 12 y 13 millones (el decimoctavo mayor cobro en Europa aquel año, pero lejos de los entre 64 y 65 millones que recibió un directivo en el Reino Unido).

De este grupo, solo se conoce la identidad de unos pocos banqueros que son consejeros ejecutivos de sus entidades, los únicos obligados a publicar la información, como Ana Botín y José Antonio Álvarez (Santander, 9,95 y 8,2 millones, respectivamente), Carlos Torres Vila y Onur Genç (BBVA, 6,9 y 5,1 millones), Gonzalo Gortázar (CaixaBank, 3,76 millones) o Josep Oliú y Jaume Guardiola (Sabadell, 3 y 2,4 millones). El resto son directivos no miembros del consejo de administración o altos ejecutivos de filiales españolas de grupos extranjeros.

Reino Unido en cabeza

La institución presidida por José Manuel Campa ha destacado que la mayor parte de los banqueros millonarios europeos siguen estando en el Reino Unido (3.519, un 70,9% del total), consecuencia lógica de que la City de Londres sea la principal plaza financiera del continente y una de las mayores del mundo. Con todo, el informe de la EBA destaca que una "pequeña" caída de este colectivo (95 menos, -2,63%) debido a los preparativos para el 'brexit', que obligaron a muchas entidades a llevar unidades de negocio a la UE.

Noticias relacionadas

Los principales beneficiarios de esta tendencia, que es de prever que continuase en 2020, fueron Alemania (42 banqueros millonarios y 9,33% más, hasta los 492), Francia (36 y 15,38% más, hasta 270) e Italia (35 y 16,99%, hasta 241). Según el regulador financiero comunitario, el incremento de ejecutivos millonarios de banca se debió también a "los buenos resultados financieros generales en algunas instituciones, en particular para banca corporativa y la reestructuración y consolidación en curso de bancos que dio lugar a indemnizaciones por despido superiores a las habituales". 

La EBA también ha destacado que el peso de la remuneración variable sobre la fija (cuanto más bajo mejor porque indica una menor posibilidad de que se asuman riesgos excesivos para cobrar más) bajó del 139% de 2018 al 129% (114% en España), si bien sigue por encima de los años anteriores (101% en 2017, 104% en 2016, 118% en 2015 y 127% en 2014). La relación de este ratio con la rentabilidad sobre el capital de las entidades, ha añadido, es "moderada" e incluso "ligeramente negativa" en la Unión Europea de los 27. En el segmento de la gestión de activos, sin embargo, se situó en el 339% y, pese a caer desde el 378% de 2018, sigue muy por encima del máximo legal del 200% fijado en 2014 porque varios países aplicaron excepciones a esa regla.