AUTOMOCIÓN

Renault se asocia con Geely para volver a China

  • Renault volverá a competir en el mercado chino al asociarse con Geely, marca junto a la cual producirá coches híbridos en el país asiático.

  • El movimiento contrasta con la estrategia de la Alianza Renault-Nissan, que confería el liderazgo del mercado chino a Nissan.

Un coche de Renault.

Un coche de Renault. / EP

3
Se lee en minutos
Álex Soler
Álex Soler

Periodista

Especialista en motor, movilidad eléctrica e industria del automóvil

Escribe desde Barcelona

ver +

Renault volverá a China gracias a una asociación estratégica con el Grupo Geely (Volvi, Polestar, Geely, Lynk & Co...). Así lo anunció la marca francesa, que confirmó que ambas compañías han firmado un acuerdo para iniciar esta asociación, mediante la cual se producirán y venderán en el Gigante Asiático coches híbridos de gasolina en China con el logotipo de Renault. Estos vehículos se ensamblarán en plantas de Geely e incorporarán tecnología del grupo chino, mientras que la firma francesa se ocupará de las ventas y el marketing.

Como parte de esta asociación, ambas compañías también acordaron explorar la posibilidad de que Geely produzca vehículos híbridos de la marca Lynk & Co. en la fábrica de Renault en Busan, Corea del Sur. Según lo explicado, esta asociación estratégica se centrará principalmente en China y Corea del Sur, aunque podría expandirse a otros mercados asiáticos. Asimismo, las marcas explorarán también la posibilidad de desarrollar coches 100% eléctricos en el futuro.

El regreso de Renault a China

Geely, el fabricante que más coches vende en China, ya firmó un acuerdo parecido con Daimler en 2019 para fabricar coches eléctricos de la marca Smart a partir de 2022. Aunque ambos acuerdos no tienen nada que ver entre ellos, confirman la estrategia de la automovilística china de crear asociaciones mediante las cuales desarrollar coches eléctricos compartiendo tecnologías y ahorrando costes.

Este acuerdo significará el regreso de Renault a China, después de que finalizara en 2020 al terminar su acuerdo con Dongfeng Motor Group. Cabe recordar que las marcas extranjeras solo pueden operar en el mercado más grande del mundo si se asocian con firmas locales. Solo Tesla esta exenta de la medida tras acordarlo con el gobierno liderado por el presidente Xi Jinping.

El impacto de la noticia en la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi

Estas noticias contrastan con los planes de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi de cara al futuro, que buscaban un reparto de tecnologías y segmentos por continentes y marcas al que llamaron modelo 'leader-follower' (líder-seguidor). A Renault le tocó liderar Europa, Rusia, Sudamérica y el norte de África, mientras Nissan se quedaba con Norteamérica, China y Japón. Aunque Nissan todavía no se ha manifestado sobre el acuerdo que pondría a Renault de vuelta en el tablero de juego chino, en Autonews citan fuentes internas que aseguran que están discutiendo con Renault este movimiento y los posibles beneficios de esta asociación estratégica.

Para Renault, los beneficios son claros: volver al mercado más importante del mundo, abaratar costes de desarrollo y producción de coches híbridos y el impulso de su factoría de Busan, desaprovechada por un ritmo bajo de producción. La nueva estrategia global de la Alianza sirvió, según sus marcas, para enterrar el escándalo 'Ghosn', que explotó cuando Carlos Ghosn, expresidente de la misma y sus marcas fuera detenido y encarcelado por un tiempo por varios delitos financieros. Sin embargo, el Grupo Renault se está reforzando por su cuenta gracias a la reformulación de su estrategia de grupo, presentada a principios de año por Luca de Meo, presidente del mismo desde 2020, y ahora presentando este acuerdo. Ya en 2019, Renault estuvo a punto de fusionarse con el Grupo PSA, movimiento que se desecho finalmente y que terminó con PSA uniéndose al Grupo FCA formando Stellantis. Desde las tres marcas de la Alianza siempre se han lanzado mensajes de unidad.

Noticias relacionadas

Para Nissan, el beneficio más claro pasa por la fábrica de Busan. Renault Samsung Motors, la compañía bajo la que opera la firma del rombo en el país asiático producía en Busan coches de la marca Nissan para ser exportados y para el mercado local. Sin embargo, Nissan dejó de producir el SUV Rogue en la fábrica y en 2020 anunció su salida de Corea del Sur ante la incapacidad de competir con Kia y Hyundai, que se reparten el 70% de la cuota de mercado del país. Este pacto con Geely garantiza la continuidad de la planta. Se desconoce si el acuerdo entre Renault y Nissan podría beneficiar a la segunda en su proyecto chino, ya que hasta ahora solo colaboraba con Dongfeng Motor Group, mientras otras firmas, como el Grupo Volkswagen o Toyota, trabajan con dos compañías locales a la vez.

Mientras Nissan no se ha pronunciado al respecto, desde Autonews apuntan, citando fuentes cercanas a Makoto Uchida, su consejero delegado, que no debería tener consecuencias negativas en su relación.

Temas

Renault