Agencia Tributaria

El control fiscal de las multinacionales afloró 3.000 millones en 2020

Los avisos a propietarios de viviendas han sacado a la luz otros 3.000 millones en alquileres ocultos en cinco años

Dos inspectores de la Agencia Tributaria, analizando datos en sus ordenadores.

Dos inspectores de la Agencia Tributaria, analizando datos en sus ordenadores. / AEAT

2
Se lee en minutos
Rosa María Sánchez
Rosa María Sánchez

Redactora jefe

Especialista en Macroeconomía, presupuestos, impuestos y pensiones.

Escribe desde Madrid

ver +

La Agencia Tributaria regularizó en 2020 bases imponibles por importe de 3.076 millones de euros a multinacionales por su actividad internacional, el 67% más que el año anterior, a partir de 82 comprobaciones inspectoras. En el caso de grandes empresas tecnológicas la regularización de bases imponibles representó una pequeñas parte, de 130 millones de euros, según el balance sobre 2020 de los resultados de control tributario publicado este jueves por la AEAT.

La adaptación de las actuaciones de control de la AEAT a la situación sanitaria de 2020, con suspensión de plazos administrativos y restricciones de movilidad a lo largo del año, obligó a la Agencia Tributaria a reorientar sus objetivos, aplazando aquellos que exigían presencia física de los contribuyentes o sus asesores. En conjunto, la Agencia realizó más de 1.626.000 actuaciones de control sobre tributos internos, lo que supone un descenso anual del 2,3%, y obtuvo unos resultados de ingresos de 17.274 millones de euros, el 10% más que el año anterior. No obstante, si se descuentan expedientes de minoración de pagos fraccionados, de difícil repetición en otros ejercicios, la propia AEAT cifra sus resultados de 2020 en 12.787 millones, el 18% menos que los 15.714 millones de 2019.

Grandes patrimonios

Las actuaciones inspectoras sobre multinacionales, así como aquellas desarrolladas en el ámbito de las grandes empresas y los grupos societarios (un total de 21.729 actuaciones, con un incremento interanual del 7,9%), se encuentran entre las que registraron crecimientos en 2020. Dentro de este bloque se liquidaron 437 millones de personas físicas titulares de grandes patrimonios, lo que supone un descenso del 28% con respecto al año anterior. También se iniciaron actuaciones de comprobación sobre 126 falsos no residentes con patrimonios relevantes, se identificaron usuarios de viviendas de alto valor en manos de sociedades extranjeras y se analizaron más de 570 proveedores de bienes y servicios de lujo para aflorar dinero negro de grandes fortunas y patrimonios ocultos tras sociedades instrumentales.

En la lucha contra la economía sumergida, son relevantes los resultados sobre el control de alquileres ocultos, donde destaca el efecto inducido que está suponiendo el envío de avisos de datos fiscales a presuntos arrendadores durante las últimas campañas del IRPF. En cinco años, estos avisos han generado un incremento de más de 252.000 declarantes, con una mayor base imponible declarada de más de 3.000 millones de euros.

Comercio electrónico y recaudación

Noticias relacionadas

En el control sobre el comercio electrónico, en 2020 dio sus primeros frutos un proceso de identificación que permitió censar ya a 7.700 comerciales extranjeros (la gran mayoría empresas) que vende a través de sus plataformas 'online'. A raíz de esta campaña se regularizaron bases imponibles de IVA por importe de 400 millones de euros. El importe total ingresado hasta la fecha, directamente derivado de esta campaña, es superior a los 78 millones de euros.

Dentro del área de Recaudación, la deuda pendiente de cobro a 31 de diciembre de 2020 se situaba en 41.911 millones de euros (el 2% menos que el año anterior). Si se descuenta la deuda en periodo voluntario (suspendida o aplazada), las cantidades en periodo ejecutivo sumaron 23.922 millones al cierre de 2020, prácticamente el mismo nivel que en 2019.