Reparto desde aparcamientos

Saba toma el 51% de Geever, especialista en reparto de última milla

La alianza abre un modelo de negocio abierto al comercio 'on line' en su conjunto y que aspira a racionalizar el reparto urbano en Barcelona

Salvador Alemany y Pere Roca.

Salvador Alemany y Pere Roca.

3
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

Saba ha llegado a un acuerdo con la compañía logística Districenter (Holding M. Condeminas) para ampliar su peso en el accionariado del operador Geever, especializado en la distribución de última milla, y que dispone actualmente de almacenes en cinco aparcamientos de Barcelona de la red de Saba y de Bamsa, con previsión de incrementarlos hasta nueve próximamente. Saba ha asumido el 51% del capital de la empresa tras una ampliación que ha supuesto una inversión de 1,3 millones de euros. Las inversiones crecerán en los próximos meses, especialmente en vehículos eléctricos, aunque la firma no ha cuantificado esas inversiones. El objetivo es exportar este modelo de negocio a otras ciudades. Madrid, Valencia o Sevilla están en el punto de mira, pero también otras poblaciones del área metropolitana o del resto de Catalunya con aparcamientos Saba.

El consejo de administración de Geever está presidido por Salvador Alemany (Saba), Jordi Archs (Districenter) es el vicepresidente, y Pere Roca (Districenter), su consejero delegado. El presidente de Saba y de Geever, Salvador Alemany, y el consejero delegado de Geever, Pere Roca, han destacado la naturaleza novedosa del modelo de negocio como operador neutro abierto a clientes diversos, que van actualmente de firmas como Amazon, Zalando, Zara, Mango, CaixaBank, Penguin, etc. El elemento más diferenciador es el aprovechamiento intensivo de los aparcamientos subterráneos "estratégicos" de Saba, según Alemany, para ser utilizados como centro de recepción de envíos por la noche para su distribución al día siguiente. Los puntos de distribución finales en el caso de Barcelona están a un máximo de 750 metros de distancia de cualquier consumidor. Esta cercanía al destino es fundamental para reducir el porcentaje de entregas fallidas y por tanto incrementa la eficiencia del sistema, según cálculos de Geever.

La entrada de Saba en Geever se enmarca en la intención de dar continuidad a la actividad de la firma con sus aparcamientos, que la pandemia y el menor uso de vehículos privados en el centro de las ciudades ha tenido un claro impacto. La movilidad sostenible obliga a ese cambio en el modelo de negocio pero abre también oportunidades de diversificación con el aprovechamiento de los aparcamientos subterráneos para la distribución de paquetería.

Salvador Alemany ha recordado que Saba y Geever colaboran desde hace más de tres años en Barcelona desarrollando un modelo sostenible de distribución urbana de mercancías (DUM) basado en el reparto de proximidad a domicilio (última milla) sostenible y eficiente, y en una red de aparcamientos que funcionan como microhubs de distribución y que cubren áreas cercanas que permiten rutas cortas y una integración con el barrio y sus ciudadanos. Esta experiencia ha logrado reducir las entregas fallidas por debajo del 10%.

El Consejero Delegado de Geever, Pere Roca, ha asegurado que se han definido ya 39 aparcamientos para ese reparto de proximidad, que asumirán según el plan de negocio previsto hasta 700 repartidores. Está prevista la contratación de al menos 80 este año. Geever distribuyó 251.222 paquetes el año pasado y prevé duplicar esa cantidad este año.

Geever destaca que la entrada nocturna de las mercancías en los microhubs de distribución suponen una gran aportación en el objetivo de reducir la congestión y contaminación asociada. Pero el modelo de negocio también potencia la distribución de proximidad mediante vehículos sostenibles y unipersonales y repartidores del barrio, que disponen de contrato laboral, y tienen conocimiento del territorio y de sus vecinos, aprovechando además para llevar a cabo acciones de integración de colectivos en riesgo de exclusión social. La red también funciona como puntos de concentración de la logística inversa (devoluciones), permitiendo dar servicio al comercio local. El uso de aparcamientos permite también la disponibilidad 24 horas los siete días de la semana, la cobertura capilar de toda la ciudad, operaciones nocturnas sin ruidos molestos y sin ocupación del espacio público y la integración de la operación logística y la recarga eléctrica de vehículos.

Noticias relacionadas

Actualmente, Geever opera en Barcelona a través de 39 puntos, de los que 17 son aparcamientos públicos (Saba, Bamsa y BSM) y 22, trasteros, con la previsión en un futuro de consolidar una red basada únicamente en aparcamientos, con 60 puntos o microhubs de distribución.

Según estimaciones de Geever, el modelo actual de distribución del e-commerce basado en la utilización de furgonetas para la distribución, comportaría en Barcelona y para una estimación de 63.000 paquetes diarios, 95.000 kilómetros en horario laboral, frente a la reducción del 90% de kilómetros que representa el modelo Geever, realizados además en horario nocturno.