Tras la nueva prórroga

Los autónomos que cobran una ayuda covid caen a la mitad en junio, hasta 230.000

  • Los beneficiarios del cese de actividad extraordinario caen a la mitad tras el fin de restricciones y la rebaja de condiciones pactada en la última prórroga

Un trabajador autónomo durante su jornada laboral como lampista.

Un trabajador autónomo durante su jornada laboral como lampista. / RICARD CUGAT (El Periódico)

1
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

Un total de 234.160 trabajadores autónomos han cobrado en el mes de junio las ayudas extraordinarias por cese de actividad o caída de la facturación habilitadas por la Seguridad Social. Son prácticamente la mitad de los 442.000 trabajadores por cuenta propia que percibieron estas transferencias en la nómina de mayo. Entre medio se ha producido una rebaja de las restricciones sobre la actividad económica, así como la entrada en vigor de las nuevas condiciones para solicitarlas, más limitantes que las de la última prórroga.

Noticias relacionadas

El Ministerio de Inclusión y Seguridad Social ha publicado este miércoles los datos de la última nómina de ayudas extraordinarias habilitadas desde el inicio de la pandemia para proteger el trabajo autónomo. En junio han percibido algún tipo de transferencia de este tipo 234.160 trabajadores por cuenta propia, sobre los 3,3 millones de afiliados al RETA dados de alta actualmente. Y para abonar dichos pagos, el erario público ha desembolsado un total de 202,5 millones de euros.

El número de autónomos que están cobrando una ayuda por verse obligados a tener cerrada su actividad debido a una decisión administrativa es ahora tres veces menor en comparación con el mes de mayo y hay actualmente un total de 1.360 en dicha situación. No obstante, la caída de beneficiarios se explica por los mayores requerimientos de la Administración para percibir las ayudas. Antes se exigía un descenso del 50% de la facturación para compatibilizar el negocio con el cese de actividad y ahora dicho porcentaje ha subido al 75%.