Igualdad empresarial

Una mujer tiene 16 veces menos posibilidades de presidir una empresa del Ibex que un hombre

  • Un informe de la plataforma Closing Gap sitúa a España por debajo de la media de la UE en relación al número de mujeres en cargos políticos, empresariales o de medios de comunicación

Panel informativo de la Bolsa de Madrid que muestra la evolución del Ibex 35.

Panel informativo de la Bolsa de Madrid que muestra la evolución del Ibex 35. / EFE / CHEMA MOYA

3
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

En España cuando las niñas miran un programa de televisión o navegan por su teléfono móvil y ven un político, un empresario o un líder de comunicación, solo una de cada cuatro veces se encuentran con una mujer en la que referenciarse. Y cuánto más alto miran, menos posibilidades tienen de encontrar con un 'futuro yo'. Las brechas de género son especialmente acuciadas en los puestos de más alto poder económico, hasta el punto de que la probabilidad de que una mujer llegue a presidir el consejo de administración de una empresa del Ibex 35 es 16 veces menor que los números que tiene un hombre. Así lo recoge un informe presentado este miércoles por la plataforma Closing Gap y la consultora Kreab, que sitúa a España por debajo de la media de la UE en relación al número de mujeres que ocupan cargos "de poder". 

El informe destaca que, en el ámbito del poder económico, las posibilidades de ascenso de las mujeres están considerablemente más cuesta arriba para acceder a la máxima responsabilidad en las compañías y en otros ámbitos de alta responsabilidad. Hasta el punto de que entre las empresas del Ibex 35, solo hay dos mujeres presidentas y una consejera delegada; lo que representa menos del 6%. Una de esas presidentas es Ana Patricia Botín, del Banco Santander, y que heredó la firma de su padre. La otra es la ex ministra socialista Beatriz Corredor, de Red Eléctrica; y la consejera delegada es María Dolores Dancausa, de Bankinter.

Un peldaño por debajo, en los puestos directivos de esos consejos de administración, la proporción es mayor pero todavía anda lejos de la paridad: el 32% son mujeres, según destaca el estudio. Para el 2022, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) se ha marcado como objetivo que todos los consejos de administración cuenten con, al menos, el 40% de mujeres directivas.

Si bien esas cimas se muestran especialmente hostiles y escarpadas para las mujeres, la desigualdad de género -ese techo de cristal al que se alude con mucha frecuencia- también se visibiliza en escalas inferiores de las compañías y de otros puestos relacionados con el poder. Durante los últimos cinco años la reducción de la diferencia de presencia entre hombres y mujeres se ha estancado también entre las capas intermedias y de alta dirección de las empresas, según se desprende del informe closing de Gap.

Sin presidentas ni primeras ministras

Noticias relacionadas

La falta de representantes políticos de alto nivel institucional que sean mujeres es una de las mayores brechas de género en España. Concretamente, solo el 22% de las posiciones de poder político las ocupa actualmente una mujer. Se trata de un dato que puede parecer paradójico en un país donde las cuatro vicepresidentas del Gobierno son mujeres o que en gobiernos autonómicos, como el recién formado en Catalunya, hay más ‘conselleres’ que ‘consellers’. 

No obstante, desde Closing Gap señalan que este el indicador “no solo valora la presencia de mujeres en parlamentos nacionales y autonómicos, sino también el tiempo en que una mujer ha sido el máximo mandatario del país”. Y aquí España tiene campo por recorrer. Pues así como los alemanes están gobernados por Ángela Merkel, los británicos lo han estado recientemente por Theresa May o los noruegos han reelegido recientemente a Erna Solberg; en España la silla de presidente del Gobierno todavía no la ha ocupado mujer alguna. Así como la de la Generalitat tampoco.