conflicto

Catalunya sin viento ni sol

  • La moratoria para las energías renovables que defienden ERC y la CUP dispara todas las alarmas en el sector empresarial

  • La implantación de eólica y solar fotovoltaica se ha parado de facto en la última década por trabas administrativas y políticas

 Placas fotovoltaicas en la cubierta de la Escola Marta Mata de Mataró.

 Placas fotovoltaicas en la cubierta de la Escola Marta Mata de Mataró. / AYUNTAMIENTO DE MATARÓ

Se lee en minutos

En casi una década apenas se han instalado megavatios (MW) de energía eólica y muy pocos de solar fotovoltaica en Catalunya. Los 1.271,1 MW de eólica y los 344,54 MW en solar fotovoltaica existentes equivalen, respectivamente, al 5% y al 4% de la capacidad de generación con viento y sol en servicio en toda España. Pese a esta evolución, ERC y la CUP defienden una moratoria en la implantación de estas energías, a la que s opone Junts tal como ha afirmado en alguna ocasión el 'conseller' de Territori en funciones, Damià Calvet.

Pero las alarmas se han disparado. Como ya hizo recientemente el Cercle d'Economia, Pimec y las patronales de la energía solar fotovoltaica, UnefCat y eólica, Eoliccat, han manifestado su oposición "de forma categórica" a esos planes. De hecho, Catalunya lleva en torno a una década de moratoria de facto. Una comunidad que fue pionera, cuando en 1984 se instaló el primer aerogenerador, se encuentra hoy a la cola. La vicepresidenta cuarta y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, recordó en una visita al Cercle "d'Economia que en Catalunya este tipo de energías suponen el 16% de la generación eléctrica y el 5% del consumo final, frente a las medias españolas del 30% y más del 20%.

"Irresponsabilidad política"

Pimec y las patronales solar y eólica entienden que una moratoria supondría "una irresponsabilidad política" que imposibilitaría que Catalunya asumiera los objetivos marcados por el Govern, el Parlament y la Unión Europea de implantación de energías renovables como estrategia prioritaria en la lucha contra la crisis climática e "hipotecaría la soberanía energética del país".

En todo caso, la incertidumbre e inseguridad actual ya tiene efectos. Estas organizaciones avisan de que las noticias sobre una moratoria han favorecido la agrupación de proyectos para superar los 50 megavatios (MW) de potencia y tramitarlos a través del Ministerio de Transición Ecológica. Eso supondría que los grandes parques quedarían al margen de la moratoria.

Impuestos y empleo

A su vez calculan que si los 15.000 MW previstos en Aragón se instalaran en Catalunya supondrían para municipios catalanes 430,6 millones en licencias de construcción, además de 57,3 millones anuales durante 25 años en tributos municipales, como por ejemplo el IBI y más de 46 millones anuales para los propietarios de terrenos en concepto de alquiler. Y significarían unos 50.000 empleos anuales en la fase de construcción y 11.500 directos e indirectos derivados del mantenimiento y funcionamiento. 

Al mismo tiempo, las energías renovables serán un factor esencial para la competitividad de las empresas y los sectores industriales estratégicos, como el químico, la automoción o el siderúrgico y "las decisiones de localización o deslocalización". El decreto ley 16/2019 catalán desarrolla "la regulación más estricta del Estado sobre renovables", afirman. Entre otros elementos esta normativa crea un instrumento administrativo transversal, la Ponència de les Energies Renovables de Catalunya, que con carácter previo a la tramitación evalúa cada proyecto.

Rechazos

Hasta hoy, la Ponència, creada en principio para agilizar trámites, ha rechazado el 34% de los proyectos eólicos analizados y el 30% de los fotovoltaicos. Entre ambas fuentes energéticas se han solicitado más de 10.000 MW. En su día, la reforma normativa llevada a cabo por la que entonces era titular de Empresa, Àngels Chacón, iba dirigida a desencallar la expansión de las energías renovables en Catalunya.

Según UnefCat y Eoliccat, de un total de 123 proyectos (3.904,5 MW) con autorización administrativa previa y de construcción en toda España solo hay 6 (168,75 MW) ubicados en Catalunya, el 4,9% de los proyectos y el 4,3% de la potencia, y ninguno de ellos aún en construcción. Lo mismo sucede con la energía fotovoltaica, que está totalmente parada.

Noticias relacionadas

A la vez que apoyan el avance del autoconsumo ciudadano y cooperativo impulsado por la normativa catalana, Pimec, Eoliccat y Unefcat, destacan que solo se han alcanzado 100,3 MW instalados. Y recuerdan que solo con paneles en los tejados "no hay superficie disponible y se llegará, en el mejor de los casos, a un 25% de la demanda eléctrica estimada para 2050".

Los compromisos de implantación de renovables para Catalunya en 2030 son 4.090 MW de eólica y 6.270 MW de solar. El sector calcula que esos objetivos suponen unas inversiones totales 9.534 millones de euros, 5.568,5 millones en instalaciones fotovoltaicas y 3.965,5 millones en eólicas.