Automoción

España busca saldar sus cuentas pendientes con la electrificación

  • El anuncio de la nueva planta de baterías y de una plataforma pequeña para el coche de Seat da esperanzas para un segmento sin peso específico

  • Hoy solo se producen vehículos 100% eléctricos en cuatro plantas españolas: Vitoria (Mercedes) y Vigo, Madrid y Zaragoza (Grupo Stellantis)

Seat Mii eléctrico

Seat Mii eléctrico

Se lee en minutos

 La cuenta atrás para subirse al tren del coche eléctrico ha comenzado. El anuncio del Gobierno para construir una planta de baterías (junto a Seat, el Grupo Volkswagen e Iberdrola) ‘cerca’ de Martorell, y la propuesta del consorcio alemán para que Seat desarrolle una nueva plataforma pequeña para un vehículo 100% eléctrico en España parece que están desatascando la mala posición de partida de nuestro país en materia de electrificación.

La apuesta de Seat y del Grupo Volkswagen irá más allá del propio negocio. Conscientes de que esa inversión institucional es imprescindible, proponen abrir la producción y distribución a otros fabricantes: «Esta factoría debería prestar servicio a toda la industria, no solo para el consorcio de Seat, no en exclusiva, sino que debería servir para todos los fabricantes de coches», reconoce Wayne Griffiths, presidente de Seat. Este punto será clave para intentar que el mercado del coche eléctrico crezca en España y con ello aumente la infraestructura de recarga y la consideración de la movilidad eléctrica como solución por parte de los ciudadanos. 

Siete modelos electrificados

En estos momentos la marca española solo fabrica vehículos microhíbridos (una batería adicional alimenta gestiones del vehículo pero no lo impulsa) como Ibiza, León y Arona, y los híbridos enchufables (que combinan un motor eléctrico con unos 50 kilómetros de autonomía con uno de combustión de gasolina) para los modelos León (tanto Seat como Cupra) y Formentor (Cupra). Los otros híbridos enchufables de la marca se hacen en Alemania y República Checa: Seat Tarraco y Seat/Cupra Ateca.

Dar el salto a la producción de un coche 100% eléctrico es relativamente sencillo para la marca porque las inversiones de 5.000 millones de euros anunciadas en julio pasado ya van en ese sentido. De hecho, Seat dispone en su planta de Martorell de un centro de formación para empleados específico en temas de electrificación y de un centro de test de baterías, por lo que la implementación de una nueva plataforma eléctrica es terreno conocido para los trabajadores. En su cartera de modelos 100% eléctricos solo tiene el Mii (en fin de ciclo de vida), y este año llegará el nuevo Born bajo la marca Cupra, ambos producidos en Alemania.

Habrá que ver si la nueva plataforma eléctrica de Seat para el grupo dará vida al sustituto del Volkswagen Polo, que se produce en Navarra. Y si Martorell hará los venideros Audi A1 y Skoda Fabia.

Más híbridos, por ahora

En 2021 se fabrican en España más vehículos híbridos y microhíbridos que eléctricos. Renault produce en Valladolid y Palencia las versiones híbridas y enchufables del Captur y el Mégane, Ford hace lo propio en Valencia con el Kuga y el Mondeo. Los ya mencionados León y Formentor completan la lista. 

En el terreno del coche eléctrico se fabrican siete vehículos 100% eléctricos en cuatro plantas. Pese a que las baterías se ensamblan en algunas de las fábricas, su procedencia es exterior.

Te puede interesar

Así, en la planta del Grupo Stellantis (unión de los grupos PSA y FCA) en Vigo se producen el Peugeot 2008, el Peugeot Partner y el Citroën Berlingo. En Stellantis Madrid se fabrica el Citroën C4, mientras que en Stellantis Zaragoza se produce el Opel Corsa eléctrico. Mercedes-Benz fabrica en Vitoria la furgoneta Clase V, mientras que en Nissan Barcelona dio hace poco sus últimos coletazos la eNV200 por lo que se cae de la ecuación.

Escaso bagaje para promover un mercado 100% eléctrico que a día de hoy solo representa el 1,5% del volumen de matriculaciones en España. En Europa es del 10,5%. Un abismo.