Distribución

Bon Preu prevé invertir 150 millones este año

El grupo de distribución alcanzó una facturación de 1.625 millones de euros el pasado año, con un alza de las ventas en alimentación del 20%

Establecimiento de Bonpreu.

Establecimiento de Bonpreu.

3
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

El Grupo Bon Preu, propietario de las enseñas Bonpreu, Esclat, EsclatOil, BonpreuEsclat Online y BonpreuEsclat Energía, alcanzó una facturación de 1.625 millones de euros (ventas netas sin IVA)en el ejercicio 2020, cerrado el 28 de febrero. Este dato representó un crecimiento del 9% respecto del año anterior. Según la firma, el crecimiento en alimentación fue del 20%. La enseña prevé invertir 150 millones de euros este año en nuevas aperturas y la reforma de supermercados existentes, 10 millones más que los invertidos en el 2020. Fuentes de la cadena explicaron que esperan un crecimiento del 8,6% este año. Los expertos apuntan a Bon Preu como una de las enseñas más sólidas del mercado de la distribución alimentaria en Catalunya y candidata a fusiones. Bon Preu intentó la adquisición de Caprabo en los últimos meses pero no logró alcanzar un acuerdo en el precio y las condiciones de participación con el grupo Eroski. Buena parte del éxito de Bon Preu se asienta en un acertado posicionamiento comercial en productos frescos, buena ubicación de tiendas y una oferta diversificada (que permite comprar en un único lugar). Los expertos conceden a las cadenas de supermercados regionales cada vez más protagonismo, asentado en una creciente fidelidad por parte de los consumidores. En el caso de Bon Preu, ayudó también la compra 'on line', que se incrementó el 118%, tanto entrega de domicilio, como con los 17 puntos de recogida en diferentes poblaciones.

El ejercicio registrado por la cadena Bon Preu fue parejo al crecimiento del sector, enmarcado en un año "extraordinario", por el crecimiento de las ventas por el cierre de bares y restaurantes y el mayor consumo en el hogar. Con una inversión de 140 millones de euros, el grupo se centró en la apertura de siete establecimientos, como los Esclat de Rubí y Platja d'Aro, nuevos supermercados Bonpreu en Terrassa, Alcanar, Banyoles y Alpicat y más de 30 reformas. El incremento de la plantilla el pasado año fue de 975 personas, hasta un total de 8.900 trabajadores, de los cuales el 96% tienen contrato indefinido. Durante el pasado ejercicio se registraron gastos extraordinarios por el covid de 21 millones de euros, que se destinaron a equipos de protección y seguridad tanto de clientes como trabajadores.

A pesar de las incertidumbres que se mantienen este 2021, Bon Preu prevé mantener unas inversiones del orden de los 150 millones de euros en la apertura de nuevos establecimientos, como un Esclat en Badalona, este mes de marzo, y en Sant Pere de Ribes, y nuevos supermercados Bonpreu en Mataró y Cassà de la Selva , así como reformas, "que irán en función de la evolución de la situación actual", según la empresa. En cuanto a BonpreuEsclat online, el grupo anuncia que ampliará el servicio a nuevas poblaciones tanto en cuanto a puntos de recogida, como en entrega a domicilio, lo que supondrá inversiones en infraestructuras logísticas para facilitar este crecimiento, aunque no se cuantificaron estas inversiones.

Noticias relacionadas

Font reconoce que el grupo sale reforzado tras el covid

La directora comercial del grupo, Anna Font y Tanyà, futura sucesora del fundador Joan Font, explicó a la agencia de noticias ACN que considera que, a pesar de la difícil situación por el covid, Bon Preu ha salido "reforzada" por las características del modelo de negocio del grupo, muy diversificado en formatos y peso elevado del comercio de proximidad. Font explicó que durante el año pasado se notó un aumento de clientes, menos visitas a las tiendas pero gasto más alto por cesta de la compra. Font aseguró que el grupo alimentario ha hecho una petición a la Generalitat para que los trabajadores de los supermercados sean considerados sector esencial y, por tanto, tengan prioridad en la vacunación anticovid. "Están ocho horas en el supermercado por donde pasa mucha gente y, por tanto, en parece lógico que el personal sea considerado esencial y sea vacunado", explicó Font.