Demanda de criptomonedas

El precio del bitcóin supera los 50.000 dólares

El precio del bitcóin supera los 50.000 dólares

André François McKenzie (Unsplash)

3
Se lee en minutos

El precio del bitcóin superó este martes los 50.000 dólares. El interés de los grandes bancos y de compañías como Tesla en la criptomoneda de mayor capitalización ha disparado su cotización. Hacia las 12h35 GMT, el bitcóin costaba 50.547,70 dólares, su máximo histórico, con una subida del 4,4% en la sesión y de casi el 75% en lo que va de año.

El detonante para la subida de las ultimas semanas del bitcoin fue la información de que el fabricante de vehículos eléctricos Tesla reconoció que había invertido un mínimo de 1.500 millones de dólares (1.244 millones de euros) en la criptomoneda, como una forma de diversificar sus inversiones y aprovechar el alza de las acciones de la firma automovilística en bolsa. Además, la multinacional anunció que aceptará esta moneda digital como forma de pago de sus vehículos. Ese segundo factor es el que ha dinamitado la situación del bitcóin. El dueño de Tesla, Elon Musk, afianza a Tesla como uno de los valores bursátiles más arriesgados, y la inversión en bitcoines viene a respaldar un posible desplome del precio de las acciones de la compañía automovilística.

Victoria Gago, cofundadora de la European Blockchain Convention y directora del máster en Blockchain de OBS Business School, reconoce que la subida de bitcoin responde a la apuesta de compra de grandes empresas, no solo Tesla, también de grandes fondos institucionales y de inversión en unos momentos de escasa rentabilidad de otros activos. Los bajos tipos de interés y la apuesta de grandes fondos de inversión especulativos como Citadel o Black Rock han elevado el precio internacional de bitcóin. Hasta el BCE contempla lanzar su propia criptomoneda para contrarrestar el peso de bitcóin en los mercados internacionales. La emisión de bitcoin está limitada a 21 millones de unidades, es un activo escaso y costoso de producir, por lo que se reafirma su papel como activo refugio y garantía de precio alto. Ese factor de bien escaso le asemeja al oro.

Noticias relacionadas

Por otra parte, el bitcóin es todo menos una iniciativa sostenible. Los últimos estudios apuntan a que minar bitcoines, el proceso de resolución de problemas matemáticos que generan un bitcóin, consume más electricidad anualmente que países enteros. El Cambridge Bitcoin Electricity Consumptiom Index (CBECI) afirma que el minado de la moneda digital consume alrededor de 120,37 teravatios por hora (TWh) al año, lo que supone un gasto mayor que Países Bajos o Emiratos Árabes Unidos -110,68 TWh y 119,45 TWh por año, respectivamente- y casi lo mismo que gastan Argentina -125,03 TWh por año- o Noruega -124,13 TWh por año-.

Bitcóin es una criptomoneda especial porque no depende de ninguna empresa o institución y por lo tanto su valor o generación no es manipulable. El número máximo de bitcoines está fijado, es un activo inflacionario en si mismo (aunque inestable y de alto riesgo también). "Las probabilidades de un descenso de bitcoin se reducen, ya que quien quería salir ya se ha ido. Eso significa que quien entre ahora se quedará, ayudando a impulsar y tirar de la criptomoneda en su próxima etapa al alza", aseguró Pinchas Cohen, analista de Investing.com. BBVA ha anunciado que invertirá en Coinbase y permitirá a sus clientes realizar compraventa de criptodivisas próximamente, y ahora lo mismo ha anunciado el Bank of New York Mellon Corp., el más antiguo de Estados Unidos. La banca tradicional se ha plegado a la conveniencia de utilizar bitcóin como valor refugio, ante el convencimiento de que su inestabilidad irá dejando paso a su valor más preciado, que será escaso y no manipulable.