320.000 tests rápidos

Salut y Cecot inician un programa piloto de cribados masivos en empresas del Vallès

  • El programa piloto busca realizar 320.000 tests a 52.000 trabajadores de manera sostenida durante 10 semanas

  • Salut estudia escalar el modelo a toda Catalunya y los empresarios tienden la mano para "minimizar cierres"

Test de Antígenos

Test de Antígenos / Ayuntamiento de Rubí

Se lee en minutos

El Govern de la Generalitat y la patronal Cecot han lanzado este lunes un programa de cribados masivos en las empresas del Vallès Occidental y Oriental. Un primer programa piloto que buscar minimizar los contagios y mejorar la trazabilidad de los positivos, con un seguimiento sostenido sobre una muestra de 52.000 trabajadores, a seis tests por trabajdor y durante 10 semanas. El Departament de Salut estudia escalar a toda Catalunya este modelo de colaboración público-privada.

El presidente de Cecot, Antoni Abad, y el secretario general del Departament de Salut, Marc Ramentol, han presentado un plan de test masivos de antígenos en 2.000 empresas del Vallès, cerca del 10% del tejido empresarial de las dos comarcas. La pretensión es que los usuarios finales sean muchos más, pues el programa piloto está abierto a cualquier compañía de las dos comarcas que busque implementarlo.

El plan de prueba presentado este lunes se basa en un seguimiento durante 10 semanas, en las que el trabajador será sometido a seis test de antígenos y cuya información se derivará al Departament de Salut. El coste del mismo para la empresa es variable, pero su importe no sería superior a 40 o 45 euros por empleado; lo que cuesta actualmente un solo test de antígenos.

El programa impulsado desde los empresarios de Cecot busca promover que "las empresas y las plantillas" se "corresponsabilicen de la salud", para así "mantener la actividad económica" y "minimizar el cierre de empresas"; según ha destacado Abad.

Colaboración publico-privada en toda Catalunya

"El tejido empresarial tiene una gran capacidad para modular la evolución de la pandemia", ha destacado el secretario general de Salud, Marc Ramentol. Desde la Generalitat ven en las patronales y las empresas un apoyo "indispensable" para mejorar las estrategias de prevención y reforzar los canales para la trazabilidad de los contagios.

También para que sean las empresas las que asumen el coste de dichos testeos. Pues según el esquema de este programa piloto, son las empresas las que pagan el montante tanto de los test de antígenos, como del acompañamiento realizado desde la empresa especializada en prevención de riesgos laborales Prevint. Es esta sociedad mercantil la que asume la gestión directa de los cribados y los técnicos de salud ejercen de asesores y tienen acceso directo a los datos reportados por empresas y trabajadores.

La intención manifestada públicamente este lunes tanto por Ramentol como por Abad es escalar este modelo de colaboración público-privada por las cuatro provincias catalanas. "El tejido empresarial se consolida como un nuevo agente de salud", ha afirmado el secretario general de Salud. En ese sentido, el presidente de Cecot, Antoni Abad, ha avanzado el apoyo de la gran patronal catalana Foment del Treball (de la que Cecot es afiliada) para trasladar el modelo a otros territorios. "Vienen por delante días inciertos", ha alertado Ramentol.

Nueva iniciativa empresarial

Te puede interesar

La iniciativa empresarial lanzada por Cecot busca también lanzar un mensaje de "seguridad y confianza", según ha manifestado su presidente, Antonio Abad. No es la primera vez que una organización empresarial busca hacer pedagogía impulsando este tipo de cribados, aunque sí es el primer programa planteado de manera sostenida. La patronal de las pequeñas y medianas empresas catalanas, Pimec, fue la primera en promocionar una campaña de test rápidos en los polígonos de Catalunya el pasado noviembre.

La otra gran patronal catalana, Foment del Treball, presentó a finales de noviembre un cribado masivo entre 700 empresas del mercado mayorista de Mercabarna, con el objetivo de llegar a 7.500 trabajadores. Y la Cambra de Comerç de Barcelona, por su parte, llevó en diciembre las pruebas rápidas a los centros comerciales de Glòries, La Illa y La Maquinista, en Barcelona.