La reacción de los mercados

La confianza de Wall Street cambia la tendencia en las bolsas europeas

Los 'parquets' continentales consiguen remontar una sesión marcada por la incertidumbre del resultado electoral en EEUU

Indicadores de la Bolsa de Madrid, en una imagen de septiembre del 2020.

Indicadores de la Bolsa de Madrid, en una imagen de septiembre del 2020.

3
Se lee en minutos
Max Jiménez Botías

Las bolsas europeas ha protagonizado una sesión de volatilidad elevada y solo la apertura alcista de Wall Street ha permitido que los grandes 'parquets' acabaran la sesión  con ganancias. El Ibex 35 del mercado español se ha quedado rezagado en esa remontada, lastrado por los bancos, aunque ha cerrado con ganancias. Durante la mayor parte de la sesión, los indicadores se han mantenido a la expectativa de que se conozcan los resultados definitivos de las elecciones en EEUU que se prevé sean ajustado entre los dos candidatos, lo que ha provocado gran incertidumbre entre los inversores. Los 'parquets' han abierto a la baja en Europa, pero a medida que ha avanzado la sesión han ido moderando las pérdidas, hasta situarse algunos indicadores en terreno positivo, pero sin una tendencia clara, que finalmente ha acabado definiendo la bolsa neoyorquina.

El Ibex 35 del mercado español se ha sumado a la volatilidad. Ha sido el indicador que ha abierto con una caída mayor, del 2,02%, hasta los 6.610 puntos, a mediodía las pérdidas bajaban hasta el 0,75% y al cierre ha registrado un avance del 0,44%. 

El resto de plazas europeas iniciaron la sesión con descensos del 1%, pero cerraron con ganancias: Fráncfort (1,95%), París (2,44%) y Londres (1,51%). Los tres grandes mercados cotizaban ya en verde a media jornada. Y han seguido la estela de Wall Street, que ya ha abierto con una avance significativo de cerca del 1,5%, como ya hizo en la víspera, y se han mantenido al alza a medida que avanzaba la sesión, a medida que los resultados electorales avanzan a favor de los demócratas. < Más información (Auto)

Más reñido de lo previsto

La incertidumbre sobre el resultado en las elecciones en EEUU y la posibilidad de una 'guerra' judicial apuntada por Trump por el voto por correo ha afectado la evolución de los mercados a primera hora. Trump ha asegurado que ha "ganado" las elecciones presidenciales estadounidenses, al tiempo que ha denunciado que se ha producido "un importante fraude" en los comicios y que se plantea recurrir los resultados ante el Tribunal Supremo, lo que se tradujo en una mayor inestabilidad inicial en los mercados.

Pese a la relatividad con la que al final se han tomado el recuento las bolsas, los analistas son algo excépticos sobre la situación. “Aún es pronto, pero ahora mismo está claro que la avalancha demócrata sugerida por las encuestas no se está materializando. Por ahora, parece que gane quien gane la Casa Blanca, nos enfrentamos a un Congreso dividido. Esto tiene implicaciones de gran alcance para los mercados, sobre todo porque significa que cualquier tipo de paquete de recuperación de la pandemia es todavía difícil de aprobar", ha comentado Stéphane Monier, analista de Lombard Odier Private Bank

"El ajustado resultado de las elecciones estadounidenses y la incertidumbre asociada brindan apoyo a corto plazo para el dólar estadounidense. Una vez que se conozca el resultado de las elecciones, un gobierno dividido respaldaría la economía estadounidense y debilitaría moderadamente al dólar", ha comentado David Kohl, economista jefe de Julius Baer, en relación con la subida registrada por la moneda norteamericana frente al euro en esta jornada, que también ha fomentado una subida del precio del petróleo. "El resultado de las elecciones estadounidenses, aún pendiente, mantiene alta la incertidumbre, lo que respalda al dólar a corto plazo dadas sus características de refugio seguro", agrega.

Noticias relacionadas

En resumen, plantea David Page, de Axa Investment Manager: "Las implicaciones económicas de lo que sabemos hasta ahora -que una presidencia y un Congreso unidos parece muy poco probable - es que el estímulo fiscal será menor. Esto atenuará las perspectivas de crecimiento del PIB de los Estados Unidos. También es probable que prolongue la necesidad de apoyo por parte de la política monetaria de la Reserva Federal".

El problema, señalan algunos analistas es que la situación actual no apunta a un desbloqueo del programa de ayudas que necesita la economía de  EEUU. "Ya es seguro que el estancamiento constitucional continuará, con un Senado probablemente republicano y un Congreso demócrata, forzando una vez más la cohabitación. También es cierto que un plan de recuperación es inevitable en vista del panorama macroeconómico estadounidense. Pero, debido a esta cohabitación, no puede ser tan masivo como se esperaba, incluso si Joe Biden es elegido. Este es el mensaje enviado por el repunte de los bonos del Tesoro estadounidense desde los máximos de la noche", explica Franck Dixmier, director de inversiones de Allianz Global Investors.