Telecomunicaciones

BASF y Cellnex instalan una red privada de 5G en la planta química de Tarragona

El proyecto piloto será el primero de la industria química española

El consejero delegado de Cellnex, Tobías Martínez.

El consejero delegado de Cellnex, Tobías Martínez. / Joan Cortadellas (El Periódico)

Se lee en minutos

El Periódico

La empresa química BASF y el operador de infraestructuras y servicios de telecomunicaciones, Cellnex, han sellado una alianza para instalar la primera red privada basada en tecnología 5G en la industria química española.

Cellnex será la encargada de instalar y desplegar esta red 5G en el centro de producción que BASF tiene en La Canonja, Tarragona, sobre la cual se desarrollarán diversos casos de uso vinculados a la operativa industrial de la planta.

El proyecto piloto, uno de los primeros en el panorama industrial estatal, contará con la colaboración de Masmóvil para la cesión temporal de la banda de espectro, y con Lenovo y Nearby Computing para el desarrollo de la solución de Edge Computing que permitirá la computación autónoma de datos en local –sin necesidad de llevarlos a la nube- asegurando la mínima latencia y la gestión de los mismos en tiempo real.

A nivel práctico, la quinta generación de comunicaciones móviles, más conocida como 5G, permitirá multiplicar por 10 la velocidad y capacidad de transmisión de datos con respecto al 4G; reducirá por 10 la latencia –tiempo de respuesta a una solicitud- a niveles de un milisegundo; tendrá una elevada disponibilidad y fiabilidad, permitiendo su uso en aplicaciones críticas; y permitirá gestionar hasta un millón de dispositivos conectados por kilómetro cuadrado.

Te puede interesar

En su aplicación industrial, el 5G supondrá un antes y un después, convirtiéndose en la base para el desarrollo de la industria 4.0 y el IoT (Internet de las cosas).

BASF ha identificado el 5G como una de las tecnologías clave para su proceso de transformación digital. Así, Tarragona se convertirá en uno de los primeros proyectos en materia de 5G que la multinacional alemana pone en marcha a nivel global. Hasta ahora, sólo Alemania, Bélgica y China han arrancado proyectos similares.