30 nov 2020

Ir a contenido

CUENTAS DEL ESTADO

La Cambra critica los Presupuestos por asignar a las infraestructuras catalanas la mitad de lo necesario

La institución calcula que la dotación de 2.200 millones debería ser de al menos 3.800 millones

Eduardo López Alonso

El presidente de la Cambra de Barcelona, Joan Canadell.

El presidente de la Cambra de Barcelona, Joan Canadell. / MARTA PÉREZ/EFE

La Cambra de Comerç de Barcelona ha criticado este viernes el proyecto de Presupuestos Generales del Estado al considerar que no da respuesta a las necesidades de inversión en infraestructuras de transportes y movilidad de la economía catalana. Según los cálculos de la Cambra, la dotación presupuestaria acordada para infraestructuras es la mitad de lo que correspondería por el peso económico de Catalunya en España. 

La Cambra considera que Catalunya requiere una inversión de 45.333 millones de euros para eliminar el déficit de infraestructuras en el año 2030, a un ritmo de 3.800 millones anuales de inversión procedentes de todas las administraciones, hasta alcanzar el 19% del estoc de capital de infraestructuras del Estado, equivalente al peso económico de Catalunya. 

El análisis de la distribución territorial de la inversión real del conjunto del sector público realizado por la Cambra pone de manifiesto que se asignan a Catalunya 1.999,30 millones de euros (el 16,5% del total regionalizable). A este importe hay que sumar 200 millones adicionales que figuran en el capítulo 7 del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en cumplimiento de una sentencia del Supremo del 2017.  La inversión total prevista por el Estado en Catalunya en el 2021 es de 2.199,30 millones de euros (el 17,8% del total regionalizable).

De este importe, aproximadamente unos 1.900 millones de euros (el 86%) se dedican a infraestructuras de transporte y movilidad. En contraposición, la Cámara ha valorado que la inversión sucia necesaria en Catalunya para alcanzar el 19% del estoc de capital en infraestructuras del Estado (en línea con su peso al conjunto del PIB) en el horizonte 2030 debería ser de 3.800 millones de euros  anuales a lo largo de 12 años, con un volumen total de inversión acumulada bruta de 45.333 millones a lo largo del periodo a repartir entre los tres niveles de administración pública (Estado, Generalitat y sector local).

Esta inversión incluye el 2% de depreciación del estoc de capital, que es un gasto necesario para mantener los activos en buen funcionamiento y mantenimiento, y para sustituir aquellas infraestructuras que han llegado al fin de su vida útil.