Presupuestos del 2021

El Gobierno baraja recortar el incentivo fiscal de los planes de pensiones

También sopesa elevar el IVA reducido a ciertos productos y eliminar la exención de sanidad y educación privadas

Los empresarios temen que la mayor tributación traerá cierre de empresas y desempleo

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el secretario de Estado de Derechos Sociales y responsable económico de Podemos, Nacho Álvarez, durante su primera reunión para abordar los Presupuestos, este 1 de septiembre. 

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el secretario de Estado de Derechos Sociales y responsable económico de Podemos, Nacho Álvarez, durante su primera reunión para abordar los Presupuestos, este 1 de septiembre.  / EUROPA PRESS

Se lee en minutos

Rosa María Sánchez

El Gobierno está barajando la posibilidad de recortar los beneficios fiscales de los planes de pensiones a partir del 2021. Esta medida está sobre la mesa de negociación del proyecto de Presupuestos para el 2021 a la que se sientan la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el responsable económico de Podemos, Nacho Álvarez, también secretario de Estado de Derechos Sociales, según han confirmado a EL PERIÓDICO fuentes de la negociación.

Aunque aún no se conoce la fórmula definitiva para limitar los incentivos fiscales de los planes de pensiones (que suponen 1.643 millones de menor recaudación), un sector del Gobierno es partidario de trasladar la actual deducción que se practica sobre la base imponible del IRPF a la cuota, con el fin de hacer llegar la mayor ventaja a las rentas más bajas. En la actualidad, casi el 70% del beneficio fiscal (1.150 millones de euros) se concentra en el 10% de contribuyentes con rentas más altas, según ha demostrado la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, Airef.

Sobre la mesa también están algunas modificaciones de los tipos reducidos del IVA, del 4% y el 10% (17.787 millones de impacto recaudatorio) y una revisión de la exención en el IVA de los servicios privados de educación y sanidad (3.457 millones de impacto).

Una y otra cuestión (planes de pensiones y tipos reducidos del IVA) nacen de sendos informes elaborados por la Autoridad Fiscal en los que se cuestiona la eficacia de ambos incentivos fiscales para los fines propuestos (estimular el ahorro privado y favorecer el acceso universal a la sanidad y la educación).

Rechazo empresarial

Según las fuentes consultadas, aún no se ha adoptado una decisión presupuestaria sobre ambas materias. Sin embargo, las organizaciones empresariales vinculadas a la sanidad y la educación privadas han mostrado su rechazo acabar con la exención del IVA en estos servicios

"Un IVA del 21% para los profesionales de la sanidad y la educación aumentará el gasto público, la economía sumergida y ahogará a muchos autónomos”, afirmó este viernes el presidente de la organización de autónomos ATA, Lorenzo Amor. “No son momentos de subir impuestos ni de gravar con IVA actividades que hasta ahora estaban exentas, ni podemos prescindir de ningún profesional en el ámbito de la salud en medio de una pandemia”, añadió.

Para la patronal CEOE, una medida de este tipo "atenta contra el derecho fundamental de los ciudadanos a la libre elección de los ciudadanos". Además --añadió-- llevaría a "una segura destrucción de empresas y de empleo" y podría tener un efecto contrario al deseado, ya que, según la propia Airef, "el incremento de recaudación derivado de eliminar la exención del IVA podría ser inferior al coste para el sector público de prestar esos mismos servicios a las personas que abandonaran el sistema privado a raíz de la subida del IVA". 

"Un sistema regresivo"

Te puede interesar

Durante su reciente intervención en la Comisión del Pacto de Toledo, en el Congreso de los Diputados, el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, se refirió al propósito del Gobierno de "desplazar la fiscalidad favorable de los planes de pensiones individuales hacia los planes de empleo procedentes de la negociación colectiva". También apuntó el propósito de "beneficiar a las rentas medias y bajas" con el nuevo esquema fiscal, "incorporando a los jóvenes".

A partir de los datos de la Airef, Escrivá concluyó que el actual sitema de previsión social complementaria "es muy regresivo" y "no cumple con su principal objetivo, que es incentivar el ahorro". Según el ministro --a la sazón, expresidente de la Autoridad Fiscal--, el actual modelo de planes de pensiones "es muy caro" y conlleva que "gran parte del beneficio fiscal acaba en el sector financiero", con "muy escasa participación de los jóvenes".