21 sep 2020

Ir a contenido

PANORAMA MACROECONÓMICO

La Reserva Federal prevé una recesión más suave de la anticipada en junio

El banco central estadounidense señala que mantendrá los tipos de interés bajo mínimos hasta 2023

Ricardo Mir de Francia

La Reserva Federal prevé una recesión más suave de la anticipada en junio

La Reserva Federal ha inyectado optimismo en el horizonte económico de Estados Unidos, al reducir en sus proyecciones de septiembre el impacto del parón provocado por la pandemia. El banco central estima que el crecimiento se contraerá este año un 3.7% del PIB, casi tres puntos menos de lo anticipado en junio, mientras el desempleo quedaría en el 7.6%, dos puntos por debajo de lo previsto hace tres meses. Esa mejoría está en consonancia con la expresada recientemente por organismos internacionales como la OCDE. Si bien las cuentas de la Fed auguran una recuperación más rápida de la que se barruntaba este verano, el instituto emisor pretende mantener los tipos de interés cercanos al cero hasta 2023, cuando espera que la inflación supere finalmente el 2%. 

El banco señala en cualquier caso que tanto el ritmo de la recuperación como sus acciones futuras estarán muy supeditadas a la evolución de la pandemia. “La crisis sanitaria en curso continuará cebándose con la actividad económica, el empleo y la inflación a corto plazo y presenta riesgos significativos a medio plazo”, asegura en su comunicado. Tanto el crecimiento como el empleo han repuntado ligeramente, pero la debilidad de la demanda y del petróleo mantienen los precios por debajo del objetivo deseado, según la institución que preside Jerome Powell

Esta ha sido la primera reunión de la Fed desde que el mes pasado anunciara un cambio en sus políticas respecto a la inflación, el coco que ha ocupado los desvelos de los banqueros centrales desde los años setenta. El banco se comprometió a flexibilizar el objetivo del 2% para acabar con las subidas de tipos preventivas y extender la era del dinero barato. A partir de ahora no aumentarán hasta que se supere el nivel deseado de forma sostenida en el tiempo. “El objetivo es alcanzar una inflación moderada por encima del 2% durante algún tiempo para asegurarnos de que la media del 2% acaba prevaleciendo en el tiempo”, afirma el comunicado.