INDICADORES

La renta agraria creció el 5,4% el año pasado gracias al alza del porcino

El indicador camufló la mala marcha de la producción y precios de los cereales y la uva

Un tractor cosechando la uva. 

Un tractor cosechando la uva.  / AFP

Se lee en minutos

Eduardo López Alonso

La renta agraria en Catalunya registró en el 2019 un aumento del 5,44%, al situarse en 1.971,7 millones de euros (a precios corrientes). El alza se debió fundamentalmente al incremento del precio de productos derivados del cerdo que aumentaron el 18,65%. Los precios del porcino tienen un peso relevante en el indicador general. En cambio , la cantidad física, tanto de la producción ganadera como agrícola disminuyó ligeramente en un 5,15% y un 1%, respectivamente. Los precios del sector agrícola tampoco ayudaron (-3,95%). En valor económico, el aumento de precios del porcino supuso una inyección al sector ganadero de 234,76 millones de euros. 

Según la estimación del Servicio de Estadísticas y Precios Agroalimentarios del Gabinete Técnico del Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (DARP) de la Generalitat de Catalunya, a nivel de renta agraria real (deflactada), la cifra alcanzada en el 2019  fue de 1.734,7 millones de euros, incrementando una vez más respecto del año anterior (3,62%). La renta agraria a precios corrientes se mide con los precios de cada año; en cambio, la renta agraria real se mide con los precios de un año de referencia (año base 2006). De este modo, la renta agraria real no incorpora las variaciones del nivel general de precios. Para calcular la renta agraria real, utiliza el deflactor del PIB, proporcionado por el Idescat.

Producción agrícola y precios

En cuanto a los sectores agrícolas, la disminución generalizada fue de un -4,91% en valor. El sector de los cereales (-66,27 millones de euros) y el aceite de oliva (-38,93 millones de euros) han sufrido un descenso de la producción física de un -20,93% y un -39,81%, respectivamente, que en el caso del aceite de oliva, además, estuvo acompañada también de la disminución de los precios (-25,72%). Esta disminución de los precios también se da en la uva (-28,38%) y el vino y el mosto (-16,34%).

Los sectores agrícolas que aumentan respecto al año anterior han sido los frutos secos (+ 24,76 millones de euros), las plantas forrajeras (+ 23,76 millones) y las hortalizas (+ 22,21 millones), en este caso debe principalmente al incremento de los precios de estos sectores, donde, en el caso de los frutos secos, también se suma un aumento de la producción física con respecto al año anterior.

La renta agraria acabo el año en positivo también por el descenso del gasto en la cantidad física de los alimentos para ganado y el alza de las subvenciones.

Te puede interesar

Sensaciones

En la práctica, las asociaciones agrarias consideran que el 2019 no fue tan buen año como muestra la estadística general y se caracterizó por la disparidad de resultados de las explotaciones en función de la apuesta de cultivos realizada o el área concreta de actividad. En general, hubo menos cosecha en términos de producción y precios más bajos para una mayoría de empresarios del campo, según las asociaciones del sector. Asaja ya calculó en su día un descenso de casi el 20% para el aceite de oliva, del 38% para la nectarina, del 27% para la uva, por ejemplo, con un alza en paralelo de los precios de los fertilizantes, los piensos, el personal y los servicios. El dato de la renta agraria conocido este lunes contrasta con los datos y sensaciones a principios de año y que apuntaban a que se había registrado la mayor caída de renta agraria de los últimos cinco años.