Las cuentas públicas

La crisis del covid ha hecho caer en 12.300 millones la recaudación fiscal

Los ingresos por impuestos se han hundido el 16% desde abril y el 7,8% en lo que va de año

De los 14.000 millones de liquidez que pretendió inyectar Hacienda solo se usaron 2.586 millones

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso de los Diputados, este jueves.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso de los Diputados, este jueves. / EFE /Juan Carlos Hidalgo

3
Se lee en minutos
Rosa María Sánchez

Los datos del informe de recaudación de la Agencia Tributaria correspondientes al mes de julio ponen en evidencia el pinchazo que ha producido la pandemia en los ingresos fiscales. Desde el mes de enero, los ingresos tributarios anotan una caída del 7,8% en términos homogéneos (corregidos los ritmos de devoluciones y los aplazamientos). Si se toman en cuenta solo los meses de abril a julio, la caída se eleva al 16%, que es tanto como decir que casi 12.300 millones de euros se han ido por el desaguë desde el estallido de la pandemia (los datos de recaudación de abril obedecen a la actividad de marzo, cuando estalló la covid-19).

Con todo, la caída de los ingresos no es lo que más ha puntuado en el fuerte crecimiento del déficit del Estado hasta julio. En los siete primeros meses del año, el déficit del Estado en términos de contabilidad nacional ha alcanzado la cifa de 60.413 millones de euros, una cifra que cuadruplica la del mismo periodo del año anterior y que representa el 5,4% del PIB. Si se compara con el déficit que había en julio del 2019 (14.902 millones), el empeoramiento del 2020 se debe en mayor media al aumento de los gastos (+ 27.556 millones) para atender las necesidades sanitarias y sociales derivadas de la pandemia, que al hundimiento de los ingresos (-17.955 millones) por la parón de la actividad económica.

En los siete primeros meses del año, los ingresos en términos homogéneos por IRPF han caído el 1,2% y los del impuesto de sociedades se han hundido el 29,2%. La recaudación por IVA ha bajado el 10,8% y la de los impuestos especiales, el 12,1%.

Con todo, los datos de la Agencia Tributaria muestran síntomas de cierta mejora en el mes de julio. Los ingresos siguen cayendo si se comparan con el mismo mes del año pasado, pero menos que en mayo y junio. 

Pérdida salarial

Poniendo la lupa solo en el segundo trimestre, cuando se concentró lo peor de la pandemia sobre la actividad económica, la Agencia Tributaria ha calculado que las bases imponibles relacionadas con el consumo se hundieron el 33%. En las rentas del trabajo, el hundimiento de las bases imponibles fue del 9,1%; este descenso se concentró en el sector privado, en el que la masa salarial bajó el 13%, si bien parte de esta pérdida fue compensada con las prestaciones por ertes. La masa salarial del sector público creció el 3,5% y compensó en parte del descenso del privado.

El análisis de las bases imponibles del segundo trimestre también pone de manifiesto un caída del 29,1% de los beneficios empresariales; un pérdida del 22% en las rentas por arrendamientos inmobiliarios y un retroceso del 48% en los ingresos mobiliarios (sobre todo, dividendos).

Pinchazo en las medidas de liquidez

Además, del hundimiento de los ingresos, los datos de los sucesivos informes de recaudación de la Agencia Tributaria también ponen en evidencia un segundo pinchazo fiscal. Tiene que ver, en este caso con el escaso éxito de las medidas tributarias que el Ministerio de Hacienda puso a disposición de las empresas para encarar la crisis económica derivada del covid.

Con el objetivo de intentar proporcionarles un alivio de liquidez, el Consejo de Ministros del 13 de marzo acordó permitir a pymes y autónomos poder solicitar antes del 30 de mayo aplazar y fraccionar deudas tributarias de hasta 30.000 euros por un periodo de seis meses, con tres de carencia.

Noticias relacionadas

Estimó Hacienda que ello iba a permitir una inyección temporal de liquidez en las pymes de unos 14.000 millones. Pero lo cierto es que solo 2.586 millones llegaron a acogerse a este aplazamiento. Otros 1.626 millones quedaron aplazados por la suspensión de determinados plazos administrativos. Los empresarios ya advirtieron en su día de la escasa eficacia de los aplazamientos y solicitaron una moratoria de las declaraciones tributarias durante el 2020.

En resumen, si hay que hacer una valoración del impacto en la recaudación de las medidas tributarias del covid, este se limita a 3.170 millones de euros. Esta cantidad también incluye el tipo 0 del IVA para material sanitario (24 millones) y el tipo superreducido en libros, periódicos y revistas digitales (con una merma recaudatoria de un millón de euros).