30 nov 2020

Ir a contenido

situación de crisis

Crece el clamor empresarial en favor de una moratoria fiscal

Cecot propone flexibilidad tributaria al menos hasta fin de año

Pimec llega a pactos con ayuntamientos para demorar los pagos

Agustí Sala

Crece el clamor empresarial en favor de una moratoria fiscal

EFE

Crece el clamor del empresariado en favor de una moratoria fiscal para aliviar las cargas de las compañías en un momento en el que se ha paralizado la actividad por la declaración del estado de alarma y, por tanto, han dejado de tener ingresos. A final de este mes llega la declaración del IVA del Suministro Inmediato de Información (SII), por ejemplo y aumenta y aumenta la inquietud.   

Pimec y Cecot, esta última integrante de Foment, patronal que ha dirigido una carta al presidente del Gobierno en la que reclama una medida de este tipo, consideran también que una mayor flexibilidad tributaria favorecería la necesaria liquidez del sistema económico.

Pimec, que ya al inicio de esta situación de emergencia defendió una moratoria fiscal, a través de sus 16 delegaciones en Catalunya negocia con los ayuntamientos una medida de este tipo para los tributos locales así como acelerar el cobro de las facturas pendientes y otras iniciativas en favor de las pymes y los autónomos. Un ejemplo de esta fórmula es el pacto alcanzado con el ayuntamiento de Sant Cugat del Vallès. 

Cecot, por su parte, defiende, posponer" el pago de todos los impuestos y la suspensión de las autoliquidaciones y declaraciones fiscales (o al menos de su ingreso) "hasta finales de año", un periodo mucho más prolongado que los tres meses que reclama Foment del Treball. A su vez exigen al Estado el retorno de los impuestos liquidados en los últimos seis meses, que se tienen que devolver durante los siguientes 18 meses.

También el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF), la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf), la Asociación Profesional de Expertos Contables y Tributarios (AECE), los consejos generales de la Abogacía , agentes de aduanas, de graduados sociales, la Federación Española de Asociaciones Profesionales de Técnicos Tributarios  y Asesores Fiscales (Fettaf) y el Gabinete de Gestores Adminisrativos Asesores Fiscales (Gesaf) reclama al Ejecutivo una mayor flexibilidad tributaria y recuerdan el caso de Francia, que ha retrasado la obligación de presentar las declaraciones y pagar impuestos. Estas reclaciones no afectan solo al impuesto de sociedades sino al de la renta (IRPF) y el de patrimonio, cuyo periodo de presentación Hacienda mantiene a partir del próximo 1 de abril.

Teletrabajo

"Si bien es cierto que las declaraciones se hacen actualmente por vía telemática, y es habitual que se canalicen a través de los asesores, no es menos cierto que muchos contribuyentes necesitan desplazarse para proporcionar los datos a aquellos. Esto va a resultar muy difícil, puesto que la mayoría de firmas legales y de asesoramiento fiscal están ya utilizando el teletrabajo, siguiendo las recomendaciones del Gobierno. Eso por no hablar de los brevísimos plazos para presentar el SII por parte de las empresas", afirma Aedaf.

El REAF ha remtido un escrito a la Agencia Tributaria en el que solicita "para todas las empresas" la implantación de un procedimiento rápido de solicitud y concesión de aplazamientos como el establecido para pymes y que "la administraciones tributarias se abastengan de remitir nuevas nortificaciones a los obligados tributarios hasta que pase esta situación". Se suman, a su vez al clamor de que se amplíen los plazos de las autoliquidaciones y declaraciones informativas.

Medidas asumibles

El presidente del Consejo General de Economistas de España, Valentí Pich, considera que las medidas que se reclaman "serían prefectamente asumibles por el Estado" y, entiende que finalmente serán atendidas. En todo caso destaca que no se está hablando de "una condonación , sino de aplazamiento; ante situaciones extraordinarias, medidas extraordinarias".   

Desde Hacienda, ministerio al frente del que está la que también es portavoz del Gobierno, María Jesús Montero; recuerdan que se ha aprobado que las pymes y autónomos puedan aplazar pagos de deudas tributarias de hasta 30.000 euros en seis meses y que siguen pendientes de la evolución de los acontecimientos. "La situación es delicada y se va siguiendo en cada momento", afirman. El sector empresarial considera esta medida insuficiente y espera que el Ejecutivo adopte nuevas iniciativas encaminadas a flexibilizar los plazos tributarios y, por tanto, a facilitar que se mantenga la liquidez en la economía.

En su carta al presidente del Gobierno, Foment recuerda la doctrina del Tribunal Constitucional, según la cual la los tributos no solo son un medio de recaudar sino un instrumento de política económica general «y para asegurar una mejor distribución de la renta nacional".  También recuerdan que la Generalitat ha acordado esta misma semana la suspensión de la presentación de autoliquidaciones y del pago de los tributos propios y cedidos.