20 sep 2020

Ir a contenido

Conflicto laboral

300 subcontratados de Nissan amenazan con bloquear la reapertura de las factorías catalanas

Los trabajadores de Acciona estudian una huelga indefinida para alargar sus contratos hasta la nueva fecha de cierre

Gabriel Ubieto

Fabrica de la Zona Franca de Nissan.

Fabrica de la Zona Franca de Nissan.

Unos 300 trabajadores subcontratados por Nissan amenazan con bloquear con una huelga indefinida la reapertura de las factorías del gigante nipón en Catalunya. Este colectivo, mayoritariamente formado por empleados de Acciona, exige que sus contratos se alarguen hasta la fecha del nuevo cierre: el 31 de diciembre del 2021. Y han puesto la amenaza de huelga sobre la mesa ya que temen que Nissan rescinda la subcontrata y que sea la propia plantilla de la firma nipona la que asuma sus funciones, tal como han explicado fuentes del colectivo de trabajadores. Pues así la compañía suprimiría costes y amortizaría la plantilla propia, dadas las bajas producciones que arrastran las factorías catalanas desde hace años. Acciona de momento no ha realizado declaraciones al respecto.

Los 3.000 trabajadores de Nissan en las factorías de Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu cerraron con la empresa el ERE que pone punto y final a la fabricación de coches de la firma nipona en Catalunya. Las centrales consiguieron alargar la clausura hasta el 31 de diciembre del 2021 y ahora Nissan deberá acometer las negociaciones de salida con las subcontratas y empresas de proveedores que orbitan alrededor de las producciones del gigante asiático. Hasta ahora los proveedores de Nissan no han tenido constancia oficial del cierre de plantas en Catalunya y será a partir de ahora cuando la firma nipona deberá pactar la rescisión de los diferentes contratos. Según los propios cálculos de Nissan, unos 16.500 trabajadores se verán afectados por esas finalizaciones. 

Dentro de las mismas factorías de Nissan están actualmente empleados cerca de 1.500 trabajadores de diferentes subcontratas, que se verán directamente damnificados por el cierre de plantas. Un grupo de 300 de ellos, asesorados por el Col·lectiu Ronda, han presentado denuncia por cesión ilegal de trabajadores para intentar así blindar sus condiciones de salida. Los mismos que ahora amenazan con una huelga indefinida que bloquee las producciones a partir de finales de agosto, una vez finalice el erte que actualmente rige sobre las factorías catalanas. Para evitarla exigen garantías de que sus empleos se alargarán hasta el 31 de diciembre del 2021 y que sus indemnizaciones serán parejas a las pactadas para los trabajadores de la empresa principal. 

Temas Nissan Empleo