¿Un problema para la seguridad?

La pugna entre EEUU y China pone a TikTok en jaque

Trump amenaza con la prohibición de la 'app', el fenómeno social del 2020 al que se acusa de espionaje al servicio de Pekín

Icono de TikTok en un teléfono móvil.

Icono de TikTok en un teléfono móvil. / HAYOUNG JEON (EFE)

Se lee en minutos

Silicon Valley es un lugar reservado a pocos. Y la Casa Blanca no parece dispuesta a cederle ese espacio a TikTok, el mayor fenómeno social del mundo. Eso se debe a que detrás de la irrupción de este nuevo gigante tecnológico está la china ByteDance Technology. El enemigo asiático llamando a las puertas de un Olimpo de ‘apps’ móviles controlado desde hace años por los Estados Unidos.

En plena guerra comercial entre las dos mayores potencias mundialesDonald Trump no ha dudado en señalar a la meteórica red social. Desde hace meses, Washington mantiene que tras los millones de vídeos virales y bailes coreografiados de esta plataforma se esconden “potenciales riesgos de seguridad” por sus vínculos con Pekín. En diciembre la Marina y el Ejército estadounidense ya prohibieron a sus soldados el uso de esta ‘app’ a la que acusan de servir como herramienta de espionaje china.

Sin embargo, es ahora cuando el presidente estadounidense y su administración han pasado a la amenaza, asegurando que estudian la prohibición de TikTok. “(Descárgatela) sólo si quieres que tu información privada esté en manos del Partido Comunista Chino”, dijo a principios de mes el secretario de Estado, Mike Pompeo.

¿AMENAZA REAL?

Aunque la retórica de Washington se ha agravado con una pandemia que ha golpeado la popularidad de Trump a falta de cuatro meses para las elecciones presidenciales, las dudas sobre la seguridad de TikTok vienen de antes. Su propietaria, ByteDance, tiene sede en Pekín, pero ha insistido en que almacena los datos de los usuarios estadounidenses en EEUU —con copia de seguridad en Singapur—, y que sus centros están fuera de China, lejos pues de sus leyes. ByteDance, valorada en 72.000 millones de dólares, tiene otra ‘app’ similar de vídeos cortos para el territorio chino llamada Douyin.

De puertas a fuera, la plataforma viral marca distancias con el distópico régimen de vigilancia chino. En mayo fichó como director ejecutivo a Kevin Mayer, exdirectivo de Disney, y a principios de julio anunció su salida de Hong Kong después que Pekín aprobase una ley de seguridad que le permitirá intervenir en los asuntos de la excolonia. A pesar de las críticas de injerencia por ser china, la propietaria de TikTok, ByteDance, cuenta con la inversión de gigantes de Wall Street como Bank of America, Barclays Bank o Goldman Sachs.

Aún así, ¿puede ser un peligro? En junio Apple cazó a TikTok explotando una vulnerabilidad en su sistema para captar datos de sus usuarios, relanzando así las sospechas sobre qué hacen con esa información. Aunque esa opacidad inquieta a los expertos, estos también critican que gigantes como GoogleApple Facebook también cometen abusos para nutrirse de los datos de los usuarios. LinkedIn y Reddit también fueron descubiertos siguiendo los mismos métodos que TikTok. Para más inri, la ‘app’ china ha sido acusada de censurar contenido político incómodo y crítico con Pekín y de limitar las publicaciones de gente pobre y fea.

OLA DE PROBLEMAS

En 2017, TikTok inició su aventura fuera de China. Tres años después es un fenómeno mundial. Si en 2019 llegó a los 1.500 millones de descargas, los 315 millones registrados durante los primeros tres meses del 2020 llevaron a la ‘app’ a sobrepasar los 2.000 millones de descargas mundiales, siendo la primera que logra ese auge desde que lo hiciese Facebook en 2014. La pandemia global de la covid-19 ha disparado la popularidad de TikTok, pero también sus recelos contra ella.

El 10 de julio Amazon exigió a través de una carta a sus empleados desinstalar TikTok de los teléfonos móviles donde tienen acceso a su correo electrónico profesional, aduciendo “riesgos de seguridad” sin especificar. Sin embargo, poco después la compañía de Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, retiró su decisión alegando que se trató de un “error”. Wells Fargo & Co, el cuarto mayor banco de EEUU, sí optó por prohibir el uso de TikTok entre sus trabajadores.

Te puede interesar

Más allá de esta finta, los encontronazos de TikTok se están convirtiendo en un problema real en todo el mundo. En la India, mercado que supone hasta el 30,3% de las descargas de la aplicación, el gobierno nacionalista y conservador de Narendra Modi anunció su prohibición el pasado 29 de junio alegando que supone una amenaza para la seguridad y la soberanía del país, un golpe durísimo para la estrategia de esta red social. El gesto de Nueva Deli llegaba después de una escalada de tensión con China por un choque militar en la frontera que causó 20 soldados muertos.

Pocos días después, la cuenta de Twitter de Anonymous pidió a sus más de seis millones de seguidores borrar TikTok, señalando que es un “malware operado por el Gobierno chino para una operación espía masiva”. Las sospechas crecen en todo el mundo. Y la tensión entre EEUU y China asegura que la ‘app’ siga en los próximos meses en el punto de mira.