CAÍDA EN LAS ENCUESTAS

El coronavirus pasa factura a Trump y activa las alarmas entre los republicanos

La popularidad del presidente cae nueve puntos y le pone en desventaja en varios estados decisivos

El partido conservador recomienda a sus miembros que ataquen a China al ser preguntados sobre la gestión de la crisis

Mural de Trump con una botella de desinfectante.

Mural de Trump con una botella de desinfectante. / MATTHEW CHILDS (REUTERS)

Se lee en minutos

Ricardo Mir de Francia

Donald Trump tuvo su momento pasajero de inmunidad frente al coronavirus, cuatro semanas de repunte en las encuestas que se prolongaron desde mediados de enero a mediados de febrero, cuando los estragos del covid-19 eran todavía mínimos. No llegó a ser el 11-S de George W. Bush, aquel absceso de patriotismo que le sirvió al país para cerrar filas frente a la amenaza externa, pero el índice de aprobación del presidente aumentó cuatro puntos en los sondeos de Gallup. Ese periodo de gracia, sin embargo, se ha acabado. La popularidad del presidente no solo ha vuelto a desplomarse, sino que peligra el control republicano del Senado y se nublan sus opciones de reelección a seis meses de las presidenciales. Su partido está nervioso y alarmado por su gestión de la crisis

La semana pasada se vivió un punto de inflexión, después de que Trump propusiera como terapia contra el covid-19 la inyección de desinfectante a los pacientes enfermos, una ocurrencia que obligó a los fabricantes de lejía y otros productos de limpieza a salir al paso para advertir de que la ingestión de sus productos puede ser potencialmente letal. La Casa Blanca trató de rehacer el descosido, pero el daño estaba hecho. La conclusión en el entorno del presidente es que sus ruedas de prensa diarias para informar sobre la epidemia se han convertido en su peor enemigo. Lo que debían ser sobrias comparecencias para demostrar liderazgo en tiempos de crisis han derivado en arengas de hasta dos horas más propias de un 'reality show' delirante o un mitin de campaña. 

Las consecuencias han sido inmediatas. La semana pasada se cancelaron dos de sus comparecencias diarias tras el bochorno del desinfectante, una dinámica que iba a continuar este lunes, hasta que la Casa Blanca revirtió su decisión inicial para anunciar que el presidente mantendrá la comparecencia. "¿Cuál es el propósito de las ruedas de prensa si los aburridos medios de comunicación no hacen más que preguntas hostiles y se niegan a informar de los hechos?", había escrito Trump en Twitter para culpar a los de siempre de sus problemas. Esta pandemia le ha dejado sin chivos expiatorios aparentes, por más que haya tratado de culpar a los demócratas, a China o a la Organización Mundial de la Salud de la lentitud de su respuesta, sus constantes cambios de postura o su tendencia a minimizar los riesgos de la pandemia. También le ha dejado sin el discreto éxito económico que pretendía vender como su principal baza para la reelección.

Contexto complicado

"Con la economía en caída libre, los republicanos se enfrentan a un contexto muy complicado, un cambio radical frente a la situación de hace unos meses", ha dicho Glen Bolger, un experto en demoscopia vinculado al partido. Tanto las encuestas públicas como las encargadas para consumo propio por su campaña, reflejan una caída en barrena. Trump ha perdido nueve puntos desde el pico del 15 de enero. El 54% de los estadounidenses desaprueban su gestión, frente al 43% que la respalda, según Gallup. La mayoría del país preferiría tener al mando al demócrata Joe Biden, rival del presidente en noviembre, que le aventaja además en estados decisivos como MichiganPensilvania y Florida.

Para acabar de complicar el panorama de los conservadores, al menos cuatro de sus senadores están en serio peligro de perder el escaño, un escenario improbable hace solo unos meses que abre la posibilidad de un vuelco en la Cámara alta. "Le tienes que vender algo de esperanza a la gente, pero Trump generalmente les vende ira, división y victimización", ha dicho el diputado republicano Tom Cole, uno de los pocos que se atreven a criticarle puntualmente.

Noticias relacionadas

Sin demasiadas bondades que vender, tanto su campaña como su partido han optado por lanzarse a la yugular de Biden, mofándose de sus despistes, cuestionando su salud mental y presentándolo como un político en la cama del Partido Comunista chino. Un partido al que Trump aplaudió por su gestión de la epidemia hasta que comprendió que necesitaba un chivo expiatorio. 

En un memorando interno de los republicanos del Senado, se llega a decir a sus miembros que cuando se les pregunte por la gestión del virus respondan a atacando al gigante asiático. "No defiendan a Trump, más que para aplaudir su veto a los viajes desde China. Ataquen a China", subrayan, según la copia obtenida por 'Politico'.