02 dic 2020

Ir a contenido

PRIMERA FASE

Catalunya consensúa las bases para la recuperación económica

La Generalitat acuerda con sindicatos y patronales un plan para impulsar un nuevo modelo económico más justo, sostenible, innovador y competitivo

Carles Planas Bou

Catalunya consensúa las bases para la recuperación económica

Mientras el coronavirus vuelve a sacar la cabeza con nuevos focos de rebrote en puntos de Barcelona y LleidaCatalunya sienta las bases para un plan de recuperación económica que permita reactivar los sectores severamente golpeados por la primera oleada de la pandemia del covid-19. Este lunes el president de la GeneralitatQuim Torra, signó el “acuerdo de país” al que han llegado con los agentes sociales y económicos para que eso sea así.

El llamado Acord Nacional de Bases per a la Reactivació Econòmica amb Protecció Social sellado por el Govern junto a PimecFoment del TreballCCOO UGT pretende impulsar el tejido productivo catalán para relanzar un crecimiento en el que se asegure la competitividad, la innovación, la sostenibilidad y la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

El pacto establece las pautas que marcarán las políticas de los próximos meses, condicionadas por la evolución de la pandemia, unas pautas que según ha apuntado el ‘conseller’ de Treball, Afers Socials i Famílies, Chakir el Homrani, impulsarán la inversión pública para “ayudar a la reconversión de los sectores afectados”.

Otros ejes acordados son el impulso de la digitalización, la transición ecológica, la creación de empleo estable y de calidad, la lucha contra el fraude laboral y la vulneración de derechos de los trabajadores y el fomento de la llamada sociedad de conocimiento, eso es, de las universidades y el sistema científico. “Es la hora del tejido productivo”, ha apuntado la ‘consellera’ de Empresa i Coneixement, Àngels Chacón.

Pacto con visión social

Así, además de visión económica y laboral, también se reforzarán las políticas industriales y de protección social de los más vulnerables. La misión es que no se acentúe gravemente la pobreza y la precariedad laboral, como sucedió tras la crisis de 2008, y cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.

Aunque el ‘vicepresident' del Govern y titular del Departament d'Economia i Hisenda, Pere Aragonès, ha hablado de la “mayor inversión pública de la historia de Catalunya” para “avanzar hacia un nuevo modelo productivo” el acuerdo no pone cifras a ese presupuesto público. Esas políticas expansivas irán acompañadas de un objetivo de déficit no inferior al 1%. La Generalitat ha reclamado la gestión de su parte proveniente de los fondos europeos de recuperaciónaún en negociación.

“El acuerdo llega tarde"

Los agentes sociales han dejado claro que aún queda mucho camino por recorrer. “Esto no es el final de la negociación, sino sólo el inicio”, ha señalado el secretario general de UGT de Catalunya, Camil Ros, quien ha asegurado que pedían un acuerdo desde abril.

Javier Pacheco, secretario general de CCOO de Catalunya, ha apuntado en la misma dirección, señalando que el pacto tendría que haberse aprobado en marzo. “Llega demasiado tarde y después de las denuncias de los agentes sociales”, ha criticado. “Ahora necesitamos exigencia mutua para cumplir los acuerdos y denunciarlo cuando se vulneren”.

Los máximos representantes del empresariado, por su parte, han celebrado la celeridad con la que se ha llegado a este primer paso conjunto. Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment del Treball, apeló al esfuerzo y "responsabilidad" de los ciudadanos para “no parar la economía y evitar un confinamiento en el país”. Desde Pimec, su presidente Josep González reivindicó la necesidad de un acuerdo ante la “creciente preocupación” de las pequeñas y medianas empresas.