15 jul 2020

Ir a contenido

derogación de reforma laboral

Sánchez Llibre afirma que la ruptura de la CEOE con el Gobierno no es definitiva

El presidente de Foment acusa al Ejecutivo de expulsar a empresa y sindicatos de la mesa de diálogo

El Periódico

Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment del Treball.

Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment del Treball. / EFE / JUAN CARLOS HIDALGO

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, ha acusado al Gobierno de "expulsar unilateralmente a los empresarios y a los sindicatos" de la mesa de diálogo social al haber pactado con EH Bildu la derogación de la reforma laboral. "Si quieren volver a la mesa del dialogo que hagan planteamientos objetivos, que rectifiquen, que lo compartan en la mesa de diálogo social", ha exigido Sánchez Llibre este viernes en una entrevista en Catalunya Ràdio.

Ha asegurado que de esta crisis se debe salir conjuntamente, con empresarios, sindicatos y Gobierno pactando medidas como en la del 2008, y ha explicado que lo que ha hecho la CEOE "no es una ruptura definitiva, es una suspensión" de las negociaciones. "Si nos llaman y ponen sobre la mesa lo que realmente hoy necesita la economía española lógicamente estoy convencido de que nos reuniremos", ha insistido, tras lo que ha opinado que el pacto es electoralista y realizarlo requeriría unos tramites parlamentarios que pueden durar alrededor de un año, en sus palabras.

Ha reclamado que el Gobierno "rectifique, como hizo ayer la vicepresidenta tercera del Gobierno, Nadia Calviño, y admita que fue un error gravísimo lo que pactó", ya que considera que lo que necesita la economía ahora es reactivación y recuperación del empleo. "Si nos llaman y ponen sobre la mesa lo que realmente hoy necesita la economía española lógicamente estoy convencido de que nos reuniremos", ha insistido, tras lo que ha opinado que este pacto es electoralista y realizarlo requeriría unos tramites parlamentarios que pueden durar alrededor de un año, en sus palabras.

Pacto irrealizable

Sánchez Llibre ha calificado de irrealizable lo pactado y ha explicado que están dispuestos a plantear "la modernización de la reforma laboral, con elementos que pueden dar más 'flexiseguridad' al mercado laboral".

Ha apuntado a hacer cambios en el sistema de educación y cambios estructurales, pero ha insistido en que este es un momento excepcional, en el que están en juego cuatro millones de puestos de trabajo: "Se necesita la complicidad de los empresarios. Somos los que podemos generar puestos de trabajo".