16 jul 2020

Ir a contenido

OBLIGÓ A CAMBIAR EL PACTO

Calviño ve "absurdo y contraproducente" el debate sobre derogar la reforma laboral

La vicepresidenta rechaza "generar la más mínima inseguridad jurídica" en el momento actual

La titular de Economía afirma que cualquier cambio en el mercado de trabajo se hará dentro del diálogo social

Rosa María Sánchez / Sara Ledo

Nadia Calviño, vicepresidenta tercera del Gobierno.

Nadia Calviño, vicepresidenta tercera del Gobierno. / MONCLOA / EFE

La vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño, ha considerado que en el actual contexto de crisis sanitaria, económica y social  “sería absurdo y contraproducente abrir un debate” sobre la posible derogación de la reforma laboral del 2012 “y generar la más mínima inseguridad jurídica en este momento”.  Así lo ha afirmado durante su participación en la 36 Reunió Cercle d’Economia que habitualmente se celebra en Sitges y que este año ha tenido lugar de forma telemática, centrado en las consecuencias económicas, políticas y sociales de la pandemia. 

El presidente del Cercle, Javier Faus, ha trasladado a la vicepresidenta la inquietud empresarial tras el acuerdo de este miércoles entre los grupos parlamentarios de PSOE, UP y BILDU para impulsar una derogación integral de la reforma laboral del PP de forma inminente. “Los contribuyentes nos pagan por solucionar problemas y no para crearlos, así que una vez que estamos controlando la enfermedad, el Gobierno tiene clara cuál ha de ser nuestra prioridad: recuperar la actividad económica, apoyar a las empresas, y a los trabajadores”, ha dicho Calviño.

La titular de Economía ha agradecido “el compromiso y el esfuerzo” que están haciendo los empresarios en este momento. “Por supuesto que se pueden hacer cambios en el mercado laboral, pero siempre con un objetivo claro, impulsar el empleo  y la actividad al tiempo que se protege a los trabajadores”, ha añadido. En todo caso, cualquier posible cambio en el futuro se hará “de forma dialogada y consensuada con los agentes sociales y convalidada después por el Parlamento”, siguiendo el método aplicado hasta ahora, según la vicepresidenta.