18 sep 2020

Ir a contenido

EPA DEL PRIMER TRIMESTRE

El coronavirus golpea sobre un mercado laboral agotado

El empleo cae en casi 290.000 ocupados en el primer trimestre, siendo el peor arranque del año desde el 2013

Catalunya cierra un primer trimestre algo menos malo, con su peor registro desde el 2014

Gabriel Ubieto

El paro sube en 121.000 personas hasta marzo, su peor dato desde 2013. En la foto, Raquel  Llinares, extrabajadora de hostelería, que ha empezado a trabajar colocando fruta en Callosa d’en Sarria (Alicante). / MIGUEL LORENZO / VÍDEO: EUROPA PRESS

El mazazo que supone el coronavirus para la economía española está golpeando sobre un mercado laboral que ha llegado a la pandemia desfogado y con claros signos de agotamiento, tras seis años de creación de empleo. Llueve sobre mojado, tal como constatan los datos publicados este martes de la Encuesta de Población Activa (EPA) por el Instituto Nacional de Estadística (INE). La metodología de esta encuesta apenas permite medir en esta edición el impacto del covid-19, pues sus conclusiones son la media de las 13 semanas del tercer trimestre y la pandemia comenzó a evidenciarse sobre la actividad a partir de la decimoprimera. No obstante, la influencia de la emergencia global sí es suficiente para forzar el peor arranque en términos de empleo desde el 2013. El balance fue algo menos gravoso para Catalunya, que registró su peor inicio de año desde el 2014.

El primer trimestre suele ser un mal trimestre para la ocupación en España, con una campaña de Navidad finiquitada y la de Semana Santa que todavía no ha llegado. Los tres primeros meses del año registraron una media de 19,6 millones de ocupados, 285.600 ocupados menos que en el trimestra anterior. Este fue el mayor descenso de la ocupación en un arranque del año desde el 2013, cuando se volvió a crear empleo. Nueve de cada 10 de esos empleos perdidos corresponden a trabajadores con un contrato temporal; que, por otra, parte ya arrastraban una tendencia a la baja en el último medio año.

No obstante, el dato que refleja un mayor nivel de estancamiento es la evolución del empleo en términos desestacionalizados, es decir, restando ese componente de temporada. Esta bajó el 0,41% en el primer trimestre del 2020, interrumpiendo una racha de 25 trimestres consecutivos al alza. Lo que refleja que la ocupación daba signos de entrar en una lógica de estancamiento, al margen de si hubiera irrumpido o no la pandemia. Por sectores, la ocupación solo aumentó este primer trimestre en la industria, con 5.600 personas más. En cambio, disminuyó en servicios (–275.900), en agricultura (–9.100) y en la construcción (–6.200). Estos dos últimos sectores han ido a la baja durante los 12 últimos meses.  

Aumentan los hogares sin ocupados

La tasa de paro sigue una tendencia similar y finiquitó el primer trimestre del año en el 14,41%, hasta los 3,3 millones de personas desempleadas. La capacidad del mercado laboral español para sacar gente de las colas del paro llegó mermada, pues en los últimos 12 meses el número de desempleados solo se redujo en 41.200 personas (-0,04%). Los hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro aumentó este trimestre en 60.700, hasta un total de 1.073.800. De ellos, 310.800 son unipersonales. 

Una desocupación que no incluye a los trabajadores afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE); que en las dos semanas de coronavirus que contempla la EPA suman 578.900 afectados. Esa cifra de empleados suspendidos queda en la EPA infrarepresentada, pues para esas mismas fechas el número de afectados por erte registrados por la autoridad laboral superaba los dos millones de trabajadores en toda España.

Catalunya sufre algo menos el golpe

Catalunya registró un balance algo menos gravoso que el conjunto de Españal, influido este por un mercado laboral que, estructuralmente, es algo menos volátil. El empleo cayó en menor medida durante los tres primeros meses del año y el paro se redujo con algo más de intensidad, sin que ambas tendencias escondan una acentuada desaceleración arrastrada desde hace meses. El mazazo del covid-19 caerá sobre ese abono y el impacto está siendo "importantísimo" sobre ciertos colectivos, tal como ha señalado el secretario general de Treball, Josep Ginesta; este martes en rueda de prensa. Es el caso de los trabajadores temporales, sobre los que la Generalitat estima una caída en la contratación en el mes de marzo del 40%. 

A nivel de ocupación, Catalunya cerró el primer trimestre con 26.900 menos de trabajadores en activo; el peor registro en un primer trimestre desde el 2014. A nivel interanual, el ritmo de creación de empleo se modera trimestre tras trimestre; pues si el incremento de ocupados de un año para otro fue del 1,8% este primer trimestre del 2020; en el arranque del 2019 el ritmo era del 2,7%. Y, por lo que respecta a la tasa de paro, esta disminuyó ligeramente, hasta el 10,7%; dejando un balance de 411.600 desempleados. Desde el Departament de Treball no aventuran estimaciones sobre como acabará esta tasa el año, aunque Ginesta ha considerado "improbable" que el paro sea superior al 16%; cifra a la que escaló en los 12 primeros meses de la crisis financiera del 2008.