27 sep 2020

Ir a contenido

consecuencias del coronavirus

La tardanza de los avales públicos complica los pagos de las empresas

El final de marzo provoca tensiones en el abono de sueldos, impuestos, alquileres y otros gastos fijos

La banca concede créditos puente pero las patronales advierten de que puede haber cierres de empresas

P. Allendesalazar / S. Ledo / R. M. Sánchez / M. J. Botías

 Locales comerciales cerrados en carrer Creu Coberta de Sants

 Locales comerciales cerrados en carrer Creu Coberta de Sants / FOTO FERRAN NADEU

Los primeros 20.000 millones de euros de la línea de 100.000 millones de avales públicos para créditos a empresas y autónomos que el Gobierno anunció hace 17 días no estarán disponibles en principio hasta la semana que viene. Pese a que las garantías tendrán efecto retroactivo desde el 18 de marzo, la tardanza ha complicado el cierre de marzo a miles de empresas que sufren problemas de liquidez como consecuencia de la pandemia del coronavirus. Los bancos están tratando de solventarlo con créditos puente a la espera de que lleguen las garantías estatales, pero la situación ha provocado tensiones en el pago de los sueldos, impuestos, cotizaciones sociales, alquileres, facturas de proveedores y otros gastos fijos.  

"Necesitamos financiación ya. Pero ya, ya. Eso significa ir a una entidad financiera y tener un crédito instantáneo. Pedimos cantidades para salvar el día a día, no millones, a interés cero y con una carencia en el inicio del pago de los créditos. Pero ya, no sé a que esperamos... Hay una incertidumbre total porque ni las entidades financieras saben cómo tienen como actuar", sostiene el presidente de la Confederación Española del Comercio (CEC), Pedro Campos. 

Desde Hostelería de España, organización que integra a 270.000 bares y restaurantes, su secretario general, José Luis Yzuel, se queja de que los bancos siguen pidiendo avales de todos los socios de las empresas, además de bienes en garantía, y mantienen los tipos de interés de hace mes y medio. "El banco no te da dinero si ve alguna posibilidad de que no va a cobrar. Eso afecta a las empresas con baja tesorería que solo sobreviven si tienen ingresos. ¿Qué van a hacer? Seguro que dejarán de pagar, hay inquilinos que no van a poder pagar su renta y ante la administración habrán devuelto el recibo, además muchos se han acogido a ertes. Hoy no lo veo tan grave pero más adelante ya veremos, porque esto va para largo y muchos sin ninguna duda van a tener que cerrar", lamenta. 

Agilizar el proceso

José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo del lobi turístico Exceltur, insiste en que los 100.000 millones de avales son insuficientes. Los bancos, añade, "están haciendo créditos puente con sus mejores clientes, pero hasta que lleguen las garantías del Estado hay una gran dificultad en financiarse". En cambio, Antoni Cañete, presidente de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad y secretario general de Pimec, estima que la cantidad dispuesta por el Gobierno sí es suficiente, pero urge a "agilizarla", ya que la liquidez "es la sangre que garantiza la vida" de las empresas. "Desde Pimec estamos aconsejando a las empresas que planifiquen sus necesidades y soliciten el máximo de financiación posible", explica.

La patronal Cepyme, por su parte, defiende que los 10.000 millones iniciales reservados para pymes y autónomos son "insuficientes" y argumenta que "sería oportuno" aprobar la extensión ya de dicha cantidad para evitar un "colapso en la liquidez que conllevaría al cierre de miles de empresas". Asimismo, mantiene que la puesta en marcha del acceso a las garantías "está siendo muy lenta y todavía, a día 1 (por este miércoles), no existen los procedimientos para que las pymes puedan acceder a estos avales".

Créditos puente

Uno de los grandes bancos españoles explica que está recibiendo las peticiones de créditos avalados de sus clientes y preparándose para tramitarlas lo más rápidamente posible una vez el Instituto de Crédito Oficial (ICO) ponga en marcha de forma efectiva la línea, al tiempo que lamenta que el procedimiento esté siendo tan lento. Va a haber clientes, admite, que no van a poder pagar alguna cuota de sus préstamos, pero la entidad afirma que será flexible y permitirá saldar el impago con el dinero de los nuevos préstamos garantizados cuando lleguen. El problema, explica, está en los costes fijos de las compañías. "Lo estamos tratando de solventar con créditos puente, pero las empresas prefieren tener una solución definitiva cuanto antes", explican.  

Otro gran banco, por su parte, confirma que el primer tramo de 20.000 millones se va a quedar pequeño a juzgar por el número de peticiones que está recibiendo. Su labor estos días, explica, consiste en ir comprobando que las solicitudes se ajustan a las condiciones fijadas por el Gobierno, es decir, que sean para la renovación de pólizas de crédito, nuevas líneas de circulante o nuevo crédito, pero no refinanciaciones de créditos vivos. También asegura estar dando créditos puente al cliente que necesitan financiación y reúnen los criterios: "No vamos a dejarle colgado".

Una tercera institución financiera, asimismo, confirma que también está concediendo créditos puente que después tiene previsto cargar al programa del ICO, pues su puesta en marcha "es inminente", pero al mismo tiempo asegura estar facilitando liquidez a las empresas solventes que se lo piden, al margen del programa de avales. "Son fechas complicadas. Estamos a final de mes y las empresas necesitan realizar pagos como las nóminas o a proveedores, no las podemos dejar colgadas", sostiene.