05 ago 2020

Ir a contenido

fiscalidad

Foment y Pimec avisan de que el 70% de pequeño comercio puede cerrar si no hay moratoria fiscal

Las dos grandes patronales catalanas redoblan sus esfuerzos para lograr una tregua temporal en la presentación y liquidación de impuestos

Agustí Sala

Foment y Pimec avisan de que el 70% de pequeño comercio puede cerrar si no hay moratoria fiscal

Foment del Treball Pimec han lanzado un nuevo SOS al Gobierno. Según ambas patronales, si el Ejecutivo central "no reacciona rápidamente" con medidas de urgencia como una moratoria fiscal, "el 70% del tejido comercial, formado por pymes, se verá obligado a presentar preconcurso o, en su caso, concurso de acreedores, lo que supondrá el cierre de decenas de miles de establecimientos comerciales, impagos definitivos a proveedores, pérdida de ingresos públicos vía impuestos y centenares de miles de personas al paro"   

A juicio de las divisiones de comercio de ambas patronales, las medidas presentadas el martes por el Gobierno "son del todo insuficientes para superar la falta de liquidez a la que tienen que hacer frente las empresas en una situación de suspensión total de la actividad". Avisan de que ponen en riesgo un gran número de empresas de comercio, restauración y serviciosMás de 200 organizaciones empresariales, además de colectivos profesionaless se han sumado en los últimos días a exigir una moratoria fiscal mientras dure el estado de alarma por la propagación del coronavirus

Es por ello que insisten en la suspensión del pago de los impuestos, especialmente en relación a las liquidaciones tanto mensuales como trimestrales del IVA, IRPF, Sociedades, cotizaciones a la Seguridad Social y cuotas de los autónomos, sin límite. Recuerdan que es "el tejido productivo el que genera riqueza, prosperidad y empleo y, en concreto, el sector comercial participa con el 13% del PIB en la economía española y el 17% del total de afiliados de la seguridad social trabaja en comercio, cifra que podría llegar al 22% si tenemos en cuenta los puestos de trabajo que se generan indirectamente".

La situación "de riesgo" a la que se ve abocado el sector supone, además, "un peligro de quiebra del estado de bienestar, puesto que el comercio no solo es un sector altamente intensivo en generación de puestos de trabajo y aportación a las arcas públicas vía impuestos, sino que contribuye de forma importante a la vertebración urbana, calidad de vida en el espacio público y dinamismo urbano", advierten.

Foment y Pimec reiteran la necesidad inmediata de acceso a la liquidez. A su vez reiteran que resulta "resulta también absolutamente necesario que el Gobierno de España -tal como ha acordado el Govern de Generalitat y otros gobiernos autonómicos- acuerde de forma inmediata la suspensión del pago de impuestos a fin de garantizar la supervivencia de las empresas tras la crisis y para evitar el deterioro total de la economía productiva".