07 abr 2020

Ir a contenido

Parálisis de la economía

La actividad de las pymes catalanas se hunde al 25% ante la crisis del coronavirus

Un estudio de Pimec cifra en 46.800 millones de euros las pérdidas de la pequeña y mediana empresa durante las cuatro semanas de confinamiento decretado

Gabriel Ubieto

Negocios en el centro de Barcelona cerrados durante la pandemia del coronavirus.

Negocios en el centro de Barcelona cerrados durante la pandemia del coronavirus. / Jordi Cotrina (El Periódico)

La actividad de las pequeñas y medianas empresas se ha hundido al 25% en Catalunya debido a los efectos de la actual crisis del coronavirus. El confinamiento, la falta de suministros, los cierres preventivos de fábricas ante posibles contagios o las cancelaciones de pedidos, entre otras muchas casuísticas, han provocado que gran parte del tejido empresarial catalán haya reducido su actividad a un cuarto de su capacidad. Así lo constatan los datos actualizados de un estudio de la patronal Pimec en relación al impacto del covid-19 sobre la economía, en base a una muestra de 2.000 empresas asociadas; a los que ha tenido acceso EL PERIÓDICO.

El mazazo impuesto por el coronavirus sobre el tejido empresarial del país ha sobrepasado la gran mayoría de las previsiones que las diferentes entidades y casas de estudios habían ido publicando las semanas previas a la declaración del estado de alarma. Incluidas las de Pimec. Si bien la patronal de la pequeña y mediana empresa catalana cifró inicialmente que las pymes y los autónomos llegarían a perder hasta 9.720 millones de euros en un periodo de tres meses; el avance de la pandemia ha provocado que dichas estimaciones se multipliquen casi por cinco en apenas un mes.

El confinamiento y repliegue decretado por la gran mayoría de gobiernos europeos ha acabado por tensionar las cadenas logísticas de las pymes catalanas y nueve de cada 10 afirman haber visto mermados sus ingresos debido a la actual emergencia. La evolución de la pandemia a nivel económico está siendo rápida, pues hace dos semanas solo una de cada tres pymes catalanas encuestadas por Pimec afirmaba notar alguna afectación. En extensión e intensidad, pues la parálisis ya no se centra exclusivamente en el turismo, la hostelería y la logística y el 74% de las afectadas dan fe de un recorte de más del 20%.

La actividad productiva entre las pymes, con las actuales restricciones decretadas por el Gobierno y el seguimiento de las medidas de prevención necesarias para minimizar contagios, se encuentra a un nivel cercano al que representaría un confinamiento similar al de Italia. Es decir, únicamente mantener la producción de los servicios más elementales. Según los cálculos de la patronal, un nivel de cierre de ese tipo supondría rebajar la actividad de las pymes del actual 25% a una cifra cercana al 15%.

Consecuencias sobre el empleo y la riqueza

La actual parálisis que tiene efectos sobre el empleo y es que hasta la fecha un total de 271.432 trabajadores (77 veces más que todos los afectados durante todo el 2019) están afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) vinculado con el coronavirus en Catalunya y la cifra sigue subiendo. Así como sobre la riqueza generada, pues la estimación de Pimec es que, en las actuales condiciones, las pymes y los autónomos de Catalunya recortarán su aportación al PIB catalán durante las cuatro semanas que está previsto que dure el confinamiento, el 9,4%. Hace dos semanas el recorte estimado era de hasta el 2%.

Para agilizar la recuperación de la actividad productiva una vez superada la pandemia, Pimec ha reiterado en las últimas semanas su demanda a la Administración de una moratoria fiscal para inyectar liquidez en las tesorerías de las pymes. En especial al Gobierno central y en lo referente al IVA, del IRPF y de las cuotas a la Seguridad Social. Una vía que ya está negociando actualmente a través de sus 16 delegaciones en Catalunya con los ayuntamientos a nivel de los tributos locales; así como acelerar el cobro de las facturas pendientes.