10 abr 2020

Ir a contenido

EFECTOS DEL CORONAVIRUS

Consumo: Problemas de suministro y alza de precios

La asociación Aecoc admite acopio de productos y advierte de futuros aumentos de precios por el bloqueo chino

Eduardo López Alonso

Un supermercado en Milán agotando las existencias este domingo

Un supermercado en Milán agotando las existencias este domingo / AP (LUCA BRUNO)

Primeros síntomas de nerviosismo entre los consumidores. Así describen fabricantes y distribuidores el efecto de las noticias en torno a los casos de coronavirus. Mientras las principales asociaciones recomiendan "no caer en el alarmismo" la inquietud empieza a percibirse con el incremento de las ventas de determinados productos como geles, pero también en productos no perecederos.

La asociación Aecoc de fabricantes y distribuidores hizo un llamamiento a la calma a los consumidores aunque reconoció que se están adquiriendo gran cantidad de productos no perecederos para hacer acopio de alimentos, así como agotando mascarillas y geles desinfectantes en los supermercados.

Aecoc estima que los mayores problemas se han detectado en el área de ferretería y bricolaje y que "los problemas de suministro pueden afectar ya a entre el 20% y el 30% de los pedidos que ya estaban negociados en estos sectores". Los productos más afectados son los relacionados con las campañas de estacionalidad -en este caso los vinculadas a la primavera/verano, como productos de climatización de los hogares y artículos de mobiliario de jardinería-, ya que los pedidos de este tipo de artículos se hacen en octubre y se cargan en los barcos a tiempo para que lleguen a lo largo del mes de marzo. "Todo lo que no haya embarcado ya será difícil que pueda llegar a tiempo", reconocen en Aecoc.

Las posibles roturas de estoc en determinadas líneas de productos, principalmente en esos productos tecnológicos y de bricolaje, pueden abrir la puerta de las grandes superficies a fabricantes locales. En el caso de que se produzca ese cambio generalizado de proveedores sería previsible un alza de los precios, que Aecoc calcula que puede llegar a ser de un 20%. Esos cambios en la cadena de suministro se verían compensados con menores compromisos financieros por parte de las empresas de distribución, compras más pequeñas menores estocs y oportunidades de negocio para la industria local. Los fabricantes alertan de que si determinados componentes de productos vienen de China y son "esenciales" pueden causar serios problemas a los consumidores.