05 jun 2020

Ir a contenido

Empresa semipública

Jordi Sevilla reconoce en su dimisión "restricciones externas" y discrepancias con el regulador

El Gobierno niega "injerencias" por parte de la vicepresindeta Ribera en la empresa semipública

Sara Ledo

Jordi Sevilla reconoce en su dimisión "restricciones externas" y discrepancias con el regulador

Jordi Sevilla anunciaba ayer su dimisión como presidente de Red Eléctrica por sus diferencias con la vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera. Este martes lo ha hecho oficial, en una reunión del Consejo de Administración. El ya expresidente de la compañía semipública –el Estado posee el 20% del capital-- ha enviado una carta a todos los miembros del Consejo, un procedimiento del todo inusual, reconociendo su salida por "restricciones externas sobrevenidas" y discrepancias en el ámbito regulatorio.

"(Ambas cuestiones) podrían afectar a la buena marcha de la compañía, a sus planes de futuro y a mi gestión como presidente", explica Sevilla en la misiva a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO. La decisión de irse ahora la justifica en la "culminación con éxito de una etapa relevante". La conexión de 6.500 megavatios renovables, la entrega al ministerio de la propuesta de planificación 2020-2026, pero también la compra de Hispasat son algunos de esos éxitos a los que se refiere y que deja al próximo presidente del operador de la red eléctrica.

La mala relación entre el que fuera ministro con Zapatero y la ahora vicepresidenta cuarta del Gobierno ha tenido uno de sus momento más álgidos con la rebaja a la retribución del transporte eléctrico propuesta por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). En el ministerio no gustaron las duras críticas de Sevilla contra el regulador, mientras Red Eléctrica consideró que el Ejecutivo pudo hacer más para defender sus intereses. "Han sido unos meses intensos en los debates con la CNMC sobre la nueva regulación que afectará a la retribución de nuestra actividad como transportista y operador del sistema eléctrico nacional", reconoce Sevilla en la carta.

"Ante este recorrido y con esta situación, y dado el desgaste que para mí ha representado la defensa de los intereses de la compañía en los últimos meses, considero que ha llegado el momento de dar el relevo a una presidencia que impulse la nueva etapa que se abre para Red Eléctrica", explica, una cita que se incluye en el hecho relevante enviado por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Por su parte, la ministra portavoz, María Jesús Montero, ha negado la mayor en su intervención posterior al Consejo de Ministros al defender a su colega de Transición Ecológica. Montero lamentó que Sevilla se vaya por "motivos personales" --la razón oficial que dio ayer la compañía-- y no por "ningún tipo de desavenencias en  el sentido de injerencias políticas" porque la ministra Ribera, dijo Montero, "se caracteriza" por dar "absoluta autonomía" a las empresas donde participa el Estado y a la CNMC.

Proceso de selección

La consejera independiente Carmen Gómez de Barreda asume transitoriamente las funciones de la presidencia (sin función ejecutiva), mientras el consejero delegado Roberto García Merino gestionará la representación de la compañía frente al Gobierno y la Administración del Estado, además de sus funciones ejecutivas propias que "garantizan" el correcto funcionamiento de la compañía, según REE. Y el presidente de la comisión de Auditoría, Antonio Gómez Ciria, asume transitoriamente las funciones de auditoría interna y control de riesgo. Además, se ha puesto en marcha el proceso de selección de un nuevo presidente.