03 jul 2020

Ir a contenido

Empresa semipública

Jordi Sevilla dimite como presidente de Red Eléctrica por sus diferencias con Ribera

La renuncia del exministro del PSOE por "razones personales" se analizará este martes en el consejo

P. Allendesalazar / S. Ledo

Jordi Sevilla dimite como presidente de Red Eléctrica por sus diferencias con Ribera

PEPE VILLOSLADA

Apenas un año y medio después de acceder al cargo y más de dos años antes de que venciese su mandato, Jordi Sevilla ha presentado este lunes su dimisión como presidente de Red Eléctrica por sus continuas desavenencias con la vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera. El choque es inusual, ya que el Gobierno de turno es el que elige al máximo mandatario de la compañía semipública que gestiona las líneas de alta tensión españolas y de la que el Estado posee el 20% del capital. El consejo de administración se reunirá este martes a las 10:30 con la renuncia como único punto del orden del día.

Como ha avanzado 'El País' y ha podido confirmar EL PERIÓDICO, el exministro socialista tomó la decisión este domingo después de valorar su falta de entendimiento con Ribera. Fuentes próximas al consejo de la energética han asegurado que Sevilla ya ha comunicado a los otros consejeros sus "razones personales" para dejar el cargo. En el sector, su mala relación era un secreto a voces e incluso se especula con que ha empeorado hasta el punto de que Sevilla puede haber adelantado su salida, que se habría querido anunciar en unas semanas con un sustituto ya decidido.

El político socialista, según ha apuntado 'El País', consideraba que Transición Ecológica trataba de injerir permanentemente en la gestión de la compañía y no la trataba como a una firma privada más. Frente a ello, el ministerio ha asegurado que Red Eléctrica "es una empresa anónima, que cotiza en el Ibex, y la vicepresidenta respeta escrupulosamente la autonomía de la compañía y las decisiones personales de los trabajadores de la empresa, y por supuesto de su presidente". 

Empresa particular

Lo cierto es que Red Eléctrica es una empresa singular. Pese a tener una mayoría de accionistas privados, el Estado es el máximo propietario (tiene el 20% del capital y por ley no puede bajar del 10%). Además, una limitación legal hace que ningún otro inversor pueda tener más del 3% de las acciones, o del 1% en caso del resto de empresas energéticas. Con cada cambio de Gobierno suele relevarse presidente. Desde el 2004, el puesto lo han ocupado un exministro socialista como Luis Atienza, un exsecretario de Estado del PP como José Folgado, y otro exministro socialista como el propia Sevilla.

La convivencia entre este y Ribera durante el último año y medio ha vivido varios momentos de tensión. La rebaja de la retribución de la compañía impulsada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha sido de los más relevantes. En el Ministerio no gustaron las duras críticas que Sevilla lanzó contra la propuesta del regulador, mientras que en Red Eléctrica se consideró que Transición Ecológica pudo hacer más para condicionar los términos del debate y de las discusiones.

La cuestión de fondo es conceptual: la compañía no quiere limitarse a ser un operador del sistema de transporte (TSO, por sus siglas en inglés) de electricidad. Por ello, ha impulsado operaciones como la compra de Hispasat por 933 millones (operación iniciada por Folgado pero culminada por Sevilla) y la adquisición a una firma colombiana de la brasileña Argo Energía, mientras paralelamente aprobaba el primer ajuste de plantilla de su historia para poder cumplir su ambicioso plan estratégico. Para el Ministerio, el problema es que la empresa pueda cargar de extracostes al sistema eléctrico regulado de España para financiar sus actividades paralelas. 

Sin indemnización

Sevilla no cobrará indemnización, pues renunció a ella cuando alcanzó el puesto en verano del 2018. De no haberlo hecho, esa compensación habría sido de un año de sueldo. Actualmente percibe unos 546.000 euros brutos por ejercicio. Fuentes del consejo de administración recuerdan que su antecesor en el cargo, Folgado, sí cobró la indemnización prevista.

Al exministro le sustituirá temporalmente Carmen Gómez de Barreda, consejera independiente coordinadora. La presidencia no es ejecutiva y el día a día de la firma está en manos del consejero delegado, Roberto García Merino, con lo que no debería verse afectado por la renuncia del presidente.

Militante del PSOE, Sevilla (Valencia, 1956) fue ministro de Administraciones Publicas entre el 2004 y el 2007, durante el Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero, y fue nombrado presidente de Red Eléctrica a finales de julio del 2018 con la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa. Antes, había colaborado estrechamente con el hoy presidente durante su etapa de líder de la oposición.