19 sep 2020

Ir a contenido

prestaciones públicas

Reino Unido: sistema que combina una parte pública y otra privada

Trabajador o empresa pueden aumentar los porcentajes mínimos que se aportan a planes privados

Begoña Arce

El primer ministro británico, Boris Johnson, en una intervención ante la Cámara de los Comunes. 

El primer ministro británico, Boris Johnson, en una intervención ante la Cámara de los Comunes.  / EFE / JESSICA TAYLOR

El británico es un sistema de pensiones mixto. El peso de la pensión del Estado es mucho menor que en otros países de la Unión Europea (UE) y se completa con pensiones privadas.

De hecho, junto con Holanda, es uno de los países en los que más patrimonio gestionan las gestoras de planes y fondos de pensiones. El plan de pensiones público se nutre de las aportaciones provenientes de las cantidades que se retienen al salario de los trabajadores en sus nóminas.

A esto se suman los planes de pensiones privados ('Workplace Pension'), que posee ciertas ventajas fiscales. Las aportaciones a estos planes privados varían y se puede negociar la cantidad. En principio cada empleado debe aportar un 8% de su salario. De ese porcentaje le corresponde un 3% al salario del trabajador, un 4% a la empresa y un 1% al Estado en forma de subsidios.

Trabajador o empresa pueden aumentar los porcentajes mínimos, ya sea quien lo haga una de las partes, o las dos. En cuanto a la pensión del Estado, la máxima retribución en el Reino Unido en el 2019, para quien haya contribuido 30 años, es de 700 libras al mes (829 euros) y sobre esa cantidad se deben pagar impuestos. Algunas personas pueden incrementar esa suma retrasando los pagos de la pensión.

En cuanto a la pensión del Estado, la máxima retribución en el Reino Unido en el 2019, para quien haya contribuido 30 años, es de 700 libras al mes (829 euros) y sobre esa cantidad se deben pagar impuestos.  Algunas personas pueden incrementar esa suma retrasando los pagos de la pensión.