Ir a contenido

sector inmobiliario

Amat Inmobiliaris detecta un descenso en los contratos de alquiler

La firma catalana atribuye el retroceso a la falta de oferta y los elevados precios de los arrendamientos

Guifrè Homedes, director general de Amat Inmobiliraris.

Guifrè Homedes, director general de Amat Inmobiliraris. / FERRAN SENDRA

Amat Immobiliaris ha firmado un 2 % menos de contratos de alquiler en el primer semestre del año en comparación al mismo periodo del año anterior, un resultado que achaca a la "demora" del mercado provocada por la falta de oferta de viviendas y los altos precios medios de los alquileres.

Estos malos resultados contrastan con la previsión que hizo la compañía a principios de año de que se daría una recuperación de la oferta que a su vez llevaría a la estabilización de los precios de los alquileres, un mercado caracterizado por tener alta demanda.

En un encuentro con periodistas, el director general de Amat Immobiliaris, Guifré Homedes, ha explicado que una de las razones por las que no se han cumplido estas expectativas son los largos retrasos en la entrega de proyectos de obra nueva finalizada por "trabas administrativas" o la falta de suministro eléctrico.

Homedes ha puesto como ejemplo el total de 83 pisos de alquiler que la inmobiliaria catalana tiene vacíos en la comarca del Baix Llobregat (Barcelona) por la "lentitud" de la administración y porque Endesa todavía no los ha provisto de suministro eléctrico.

La falta de suministro eléctrico por parte de Endesa también impidió a la empresa la venta de otros 350 inmuebles de obra nueva entre las comarcas del Baix Llobregat y el Maresme, aunque la inmobiliaria consiguió solventar el problema.

Homedes cree que la ralentización del mercado del alquiler en el primer semestre de 2019 se debe también a la "inseguridad jurídica" provocada por los dos procesos electorales y el impulso de hasta siete cambios legislativos en el mercado inmobiliario, que ha tildado de "partidistas y cortoplacistas".

En la ciudad de Barcelona, Amat Immobiliaris ha arrendado inmuebles por una media de 1.214 euros mensuales, y teniendo en cuenta que el precio medio de los alquileres en el conjunto de la ciudad se sitúa en 944 euros mensuales, ha llegado a la conclusión de que los precios "ya han tocado techo".

Respecto a los resultados globales de ventas, la empresa ha conseguido incrementar su cifra de operaciones un 2 % y un 9 % su volumen de comercializaciones durante el primer semestre de este año, aunque por zonas se han dado tendencias dispares.

Es el caso, por ejemplo, de las ventas de segunda mano, que han caído un 8 % en Barcelona con precios de entre 350.000 y 400.000 euros, mientras que han aumentado un 20 y un 10 % en las oficinas de Amat en Sant Cugat del Vallès y Sant Just Desvern respectivamente.

En el segmento de obra nueva, la inmobiliaria ha conseguido vender una media de entre 7 y 8 viviendas al mes hasta formalizar 150 operaciones a lo largo del primer semestre de 2019.

Por último, en su cartera de viviendas de lujo, Amat Immobiliaris ha destacado la bajada de la demanda internacional en Barcelona a favor de otras ciudades de Portugal e Italia, que debido a su flexibilidad fiscal, resultan más atractivas para los compradores extranjeros.