25 sep 2020

Ir a contenido

cambios

La alemana Sabine Lautenschläger dimite del comité ejecutivo del BCE

Italia tiene todos los números para mantener su silla en el banco central europeo

Silvia Martinez

La alemana Sabine Lautenschläger dimite del comité ejecutivo del BCE

Sabine Lautenschläger, miembro del comité ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE) presentó ayer su dimisión, según un comunicado oficial del organismo. Lautenschläger, que comunicó su decisión al presidente de la institución, Mario Draghi, forma parte de los denominados 'halcones' de la política monetaria y se fue una d elos seis representantes del comité ejecutivo que en la última reunión del consejo de gobienro se opuso a retomar la compra de activos.

La directiva ocupaba el puesto desde enero del 2014 y, a diferencia de Draghi, que dejará la presidencia el próximo 31 de ocubre y pasará a ocuparlo Chistine Lagarde, la anterior directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), aún no había agotado su mandato. El BCE no explicó los motivos de la dimisión.

Por otra parte, Italia tiene todos los boletos para conservar su silla en el comité ejecutivo del BCE. El presidente del Eurogrupo, Màrio Centeno, ha confirmado este miércoles que solo ha recibido una propuesta para sustituir al francés Benoit Couré cuando expire su mandato el 31 de diciembre, el del italiano Fabio Panetta, actual vicegobernador del Banco de Italia.

Centeno pidió el pasado 13 de septiembre a los ministros de economía de la Eurozona que remitieran el nombre de sus candidatos. Este miércoles ha expirado el plazo con un único nombre sobre la mesa. El siguiente paso será un debate entre los ministros de la Eurozona en la reunión del 9 de octubre en la que nominarán oficialmente al candidato. Para ello, Panetta deberá lograr el apoyo del 72% de los miembros de la Eurozona (al menos 14) que representen al menos al 65% de la población de la zona euro.

Además, y en línea con el proceso de selección establecido en el Tratado, “el BCE y el Parlamento Europeo serán consultados antes de tomar la decisión final”, ha anunciado el portugués, que corresponderá al Consejo Europeo. Sin los líderes europeos refrendan este nombramiento significa que Italia mantendrá su sillón en el directorio del BCE tras la salida de Mario Draghi y que todos los grandes países estarán representados.