Ir a contenido

evolución del mercado inmobiliario

Las ventas de vivienda de segunda mano se concentran en los 400.000 euros

La mayor parte de las transacciones en Barcelona y otros municipios del área en el 2018 se realizaron en torno a esa cifra

Max Jiménez Botías

Ofertas expuestas en una agencia inmobiliaria de Barcelona.

Ofertas expuestas en una agencia inmobiliaria de Barcelona.

La convergencia hacia los 400.000 euros en las operaciones de compraventa de vivienda de segunda mano en Barcelona y su entorno es acusada. La mayor parte de las transacciones que se realizaron en el 2018 en la capital catalana se hicieron entre la franja de precios que va de los 300.000 euros a 450.000 euros, según un estudio realizado por Amat Inmobiliaris en el que se contabilizan todas las operaciones realizadas por la inmobiliaria en ese ejercicio. "No se han producido grandes cambios con respecto a este valor", pone de manifiesto la firma inmobiliaria, "La mayor diferencia está en que el porcentaje de operaciones realizadas en esta franja crecieron hasta suponer el 52% de todas las operaciones realizadas". 

Amat Inmobiliria es una de las sociedades que más operaciones de compraventa y alquiler realiza en los mercados de Barcelona, Sant Cugat y Sant Just Desvern. Por lo que respecta a Barcelona, la firma destaca que la franja de precios más elevada, por encima de los 450.000 euros "se han mantenido estables en los últimos tres años", mientras que la franja más baja (operaciones inferiores a los 300.000 euros) fue la que más retrocedió durante el pasado ejercicio.

Los datos del 2018 no son muy diferentes a los registrados en el primer semestre de este año, aunque destaca Guifré Homedesdirector general de Amat Inmobiliaris, que al aumentar el número de operaciones realizadas en el 2019, los precios medios también se han  movido algo a la baja. "El precio medio se ha situado este año entre a los 300.000 y los 400.000 euros", destaca. "Este es el estándar que está bastante relacionado con el incremento de las operaciones realizadas por compradores locales", destaca, y recuerda que desde el 2016, con la recuperación de estos compradores de forma significativa, el precio medio de venta se centra en estos valores.

Compradores extranjeros

Los años anteriores, en los que los precios medios eran más elevados, "es básicamente porque había muchas menos ventas y las dominaban en muchos casos compradores extranjeros a precios más altos", afirma. Pese a todo, Barcelona registra un precio medio más bajo que las otras dos poblaciones durante este año. "Para nosotros es un mercado más heterogéneo con mucha más dispersión de precios, que pueden hacer subir y bajar la media". En cambio, en Sant Cugat y Sant Just, son mercados más homogéneos en precio medio alto. "En Sant Cugat la media ha subido porque hemos tenido el acierto de vender varios inmuebles de precios muy elevados que han hecho subir la media", precisa Homedes.

Lo cierto es que la evolución de los precios de la vivienda de segunda mano en las áreas en las que opera la firma han seguido mostrando una tendencia al alza, aunque la evolución ha resultado diferente en cada una de ellas. En Barcelona, la tendencia ascendente se mantuvo en el 2018, aunque hay distritos en los que bajaron. Esa circunstancia se ve muy condicionada por la oferta y las ventas realizadas en cada una de esas zonas. La media de la ciudad durante el pasado ejercicio fue de 4.400 euros por metro cuadrado, lo que significa que una vivienda de 90 metros cuadrados se vendió en una media de 396.000 euros. El precio máximo de venta en ese periodo fue de 6.700 euros por metro cuadrado (en la zona de Pedralbes), lo que implica un precio medio de 600.000 euros en esa zona.

Tendencia alcista pronunciada

En Sant Cugat, por su parte, la tendencia alcista de los precios de segunda mano "sigue significativamente pronunciada". La media de venta en esa ciudad se incrementó un 14% en el 2018, aunque destaca la inmobiliaria que "la horquilla de repercusión se ha comprimido respecto a otros años" en torno a los 4.000 euros por metro cuadrado. El precio máximo se situó en los 5.600 euros.

En Sant Just Desvern, la tendencia al alza se ha mantenido, aunque de forma más moderada, con un incremento del 5% de media. La repercusión media de los precios se situó en los 3.200 euros por metro cuadrado y el precio  más elevado en los 5.200 euros. Sant Just es una de las poblaciones de la zona con precios más elevados. De hecho, en las poblaciones más cercanas los precios de repercusión son algo inferiores. En Esplugues de Llobretat, 2.700 euros por metro cuadrado; en Sant Feliu de Llobregat, 2.400 euros y en San Joan Despí, 3.000 euros.