25 may 2020

Ir a contenido

ENCUESTA DE POBLACIÓN ACTIVA

La tasa de paro baja al 14% en junio tras un recorte de 123.600 parados

La de este segundo trimestre es la más baja desde el 2012 y otros indicadores como la parcialidad entre las mujeres y la temporalidad mejoran

Catalunya gana 40.200 ocupados respecto al trimestre anterior y el desempleo baja en 15.300 personas, dejando la tasa en el 11,2%

Gabriel Ubieto

El paro baja en 123.600 personas en el segundo trimestre. En la imagen, un camarero en un restaurante. / PERE BATLLE (VÍDEO: EUROPA PRESS)

El paro bajó en 123.600 personas en el segundo trimestre del año y recortó la tasa de desempleo hasta el 14,02%, dejando la cifra total de desempleados en 3.230.600 personas. Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), confirman las tendencias que mes tras mes constatan los datos de afiliación del Ministerio de Trabajo. El vigor expansivo del mercado de trabajo español pierde fuelle, pues la reducción intertrimestral ha sido la más baja desde el 2012, pero el crecimiento acumula tantas etapas en subida que consigue escalar cifras propias de la etapa previa a la crisis: desde el 2008 que no se reducía el paro por debajo del 14%.

Bajó el paro, en general, y también bajó el paro de larga duración, que se instala por cuarto trimestre consecutivo por debajo de la simbólica cifra del 50% del total de desempleados, concretamente hasta el 45,1% del total del desempleo. Por el contrario, subió en el segundo trimestre la tasa de actividad (personas dispuestas a trabajar o ya trabajando) en 210.200 personas, hasta el 58,7%. La creación de empleo, también en la línea de otras estadísticas, arroja mejores números que la reducción del paro. Entre abril y junio de este año se crearon 333.800 empleos, una cifra más baja que la del mismo periodo del 2018 y del 2017, pero mejor que la del 2016. Y, por persistencia, ello fijó el total de ocupados en 19.804.900 personas, su mayor nivel en diez años. 

Más allá de los aspectos cuantitativos, una lectura que dejan las cifras de la EPA de este segundo trimestre es una ligera mejora en aspectos cualitativos del empleo. La tasa de temporalidad se ha reducido por primera vez en un segundo trimestre tras cinco años de ascensos consecutivos. Esta cerró en junio en el 26,4%, cuatro décimas por debajo de la del mismo periodo del año anterior y afectando a 4,4 millones de asalariados. La tasa más baja de temporalidad se registró en la estadística reciente en el primer trimestre del 2013, en plena ola destructiva de empleo; pues los primeros puestos que cayeron fueron, por regla general, los eventuales.

Otro signo positivo es la (ligera) reducción de la feminización de las horas trabajadas a tiempo parcial. El pasado 4 de julio el Tribunal Constitucional coincidió con la justicia europea y dictaminó que el sistema para calcular la pensión de los trabajadores a tiempo parcial era discriminatorio para las mujeres, pues estas copan de manera estructural ese tipo de jornadas. En el segundo trimestre del 2019 el 74,1% del total de las horas trabajadas a tiempo parcial las realizaron mujeres, un punto menos que en el mismo periodo del 2018. En la última década dicho porcentaje nunca ha bajado del 70%.   

El paro amenaza con estancarse en Catalunya

El segundo trimestre ha dejado un gustor algo más agridulce para la economía catalana. El paro se redujo en 15.300 personas respecto al trimestre pasado, hasta las 431.300 personas. Lo que deja una tasa de desempleo del 11,2%. Es la más baja en un segundo trimestre desde el 2008, aunque el titular pierde fuerza si se abre el foco, ya que en el tercer trimestre del 2018 dicho porcentaje se ubicó en el 10,6%. La lectura más preocupante es la que deja la comparativa interanual de como ha bajado el paro. "Vemos que se está enlenteciendo el ritmo de reducción del paro", ha reconocido el 'conseller' de Treball, Chakir el Homrani, en rueda de prensa.

El número de desempleados únicamente se ha reducido entre abril-junio del 2019 y abril-junio del 2018 en 700 personas; su nivel más bajo desde el 2013, cuando aumentó el número de desocupados. El Homrani ha destacado que, no obstante, el número de personas desempleadas de larga duración ha bajado el 6,6%, hasta las 176.400; el 40,9% del total de parados. La nota negativa, no obstante, es el aumento interanual del 1,6% del número de hogares con todos sus miembros en paro, hasta los 127.900.

A nivel de creación de empleo, Catalunya sigue la tendencia análoga que el conjunto de España y consigue buenos registros debido a su perseverancia expansiva. Junio cerró con 40.200 trabajadores más que el trimestre anterior, hasta los 3,4 millones de catalanes ocupados, la cifra más alta en la última década. En este sentido, la cifra de empleo permite una lectura en clave de género positiva, pues la diferencia entre hombres y mujeres con un trabajo se reduce por cuarto trimestre consecutivo, aunque se cifra todavía en 160.600 mujeres menos ocupadas.  

En este sentido, el 'conseller' ha remarcado los repuntes de la parcialidad y la temporalidad en ese nuevo empleo, ha declarado que "necesitamos reformas legislativas en el marco laboral de manera urgente" y ha concluido que la "inoperancia política en el Estado la acaban pagando los trabajadores".

Temas EPA Empleo