Ir a contenido

parón en la actividad

La superficie visada para vivienda cae el 46% en Barcelona en el primer semestre

El número de viviendas visadas en Catalunya fue de 7.866, un 12% más que en el primer semestre del 2018

Max Jiménez Botías

Solar vacío, donde debe construirse un hotel en Barcelona.

Solar vacío, donde debe construirse un hotel en Barcelona.

La caída de la edificación en Barcelona es un hecho con y sin 30%. La superficie visada en capital catalana para la construcción de vivienda nueva cayó un 46% en el primer semestre del 2019. Se trata de las licencias presentadas hace más o menos un año, antes de que entrará en vigor la normativa que obliga a incorporar un 30% de vivienda social en las nuevas promociones y rehabilitaciones superiores a 600 metros cuadrados. En ese periodo se han visado 127.000 metros cuadrados menos que en el primer semestre del 2018, para un número de viviendas de 858, un 28,5% menos que un año antes y un total de 196 proyectos, un 8,8% menos. Las cifras contrastan con las del conjunto de Catalunya: 7.866 viviendas nuevas, con un 12% de aumentos. 

 Por esa razón resulta preocupante para los responsables del Colegio de Arquitectos de Catalunya. Según su directora general, Sònia Oliveras, “aunque es cierto que esos datos coinciden en el tiempo con la medida municipal, es pronto para valorar el impacto de esa decisión, ya que es previsible que se produzca un repunte en la última parte del año que coincida con la aceleración de proyectos que se produjo antes de que la normativa entrara en vigor”.  Otra cosa es lo que puede ocurrir en el 2020, cuando se aprueben las licencias presentadas a principios de este año. Diferentes fuentes apuntan a un atasco de la actividad. La Assocació de Promotors de Catalunya (APCE), publicó la semana pasada una caída obra nueva iniciada del 62% en el primer semestre de este año en Barcelona. 

Trabas administrativas

Que los datos se avancen a una realidad previsible tiene interpretaciones ajenas a la normativa. “Las trabas administrativas para llevar a cabo nueva edificación son muy elevadas y, en gran medida, desincentivan a los inversores”, ha apuntado Oliveras. Una circunstancia que se produce también en el marco de la rehabilitación: La Administración tiene que simplificar los procesos y buscar estrategias de financiación para que la rehabilitación pueda llevare a cabo, ha explicado Sandra Bestraten, presidenta de la demarcación de Barcelona del Colegio. 

Pese a la situación de Barcelona, en el primer semestre la superficie total visada (toda la actividad inmobiliaria) registró un incremento del 5,5%, hasta los 2,3 millones de metros cuadrados visados y destacan los proyectos de menos de 500 metros cuadrados, que registraron un incremento del 9%, con 643.141 metros cuadrados. “Se están haciendo operaciones pequeñas, y eso nos gusta porque significa más actividad: más empleos, más arquitectos ocupados, más promotores...”, ha destacado Bestraten.