Ir a contenido

Condiciones laborales

El trabajador veterano, el más castigado por la crisis: su salario ha bajado el 4,3% en 10 años

Los datos del INE constatan una bajada de nóminas generalizada; el mismo trabajo se paga el 1,9% menos que en el 2008

Médicos, científicos y periodistas son las profesiones más devaluadas en la última década

Gabriel Ubieto

Trabajadores de Metro de Madrid en los talleres de material móvil de la empresa pública de transportes, donde se han detectado la mayoría de casos de afectados por asbestosis.

Trabajadores de Metro de Madrid en los talleres de material móvil de la empresa pública de transportes, donde se han detectado la mayoría de casos de afectados por asbestosis. / COMUNIDAD DE MADRID

Una década después del estallido de la crisis económica, la recuperación todavía se resiste a llegar a los salarios. El sueldo del conjunto de los trabajadores todavía no ha recuperardo los niveles precrisis y las nóminas de hoy son el 1,9% inferior a las que se pagaban en el 2008. Los veteranos han sido quienes han sufrido más y las formas precarias de empleo, más flexibles por definición, son las que más rápidamente se han recobrado del impacto del 'crash' financiero, la destrucción masiva de puesto de trabajo y la devaluación generalizada de condiciones laborales, tal como constatan los datos del Indicador de Precios del Trabajo (IPT) del 2017, publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El IPT mide el salario bruto que se paga por un mismo puesto de trabajo, independientemente de la cantidad o calidad del mismo. Y, según este, un mismo empleo en el 2017 se remuneraba de media el 1,9% menos que en el 2008. "Los elevados ritmos de crecimiento del PIB y de recuperación del empleo que ha acumulado la economía española en los últimos años no se entienden sin esa devaluación salarial. Para poder volver a crecer se ha hecho a costa del bienestar de los que mantuvieron su empleo", explica el profesor de economía de la Univeristat de Barcelona, Raúl Ramos. 

No obstante, no todos las ocupaciones han vivido de igual modo la recuperación económica. Los trabajadores veteranos, aquellos que por antigüedad y estabilidad suelen concentrar los mejores salarios, han sido los más castigados por la recesión: su sueldo fue en el 2017 el 4,3% inferior que diez años atrás. "Son los que tenían más incentivos y menos opciones para aguantar la bajada de salarios. Sin la edad suficiente como para prejubilarse y con demasiada para volver a la rotación de los trabajadores más jóvenes", apunta Ramos.

La excepción entre los veteranos son los muy veteranos, ya que si bien aquellos que tienen entre 11 y 20 años de experiencia ingresan el 4,3% menos; los que tienen más de dos décadas en su currículo han ganado el 3,5% de salario.  

Paradójicamente, los trabajadores con menor antigüedad representan la otra cara de la moneda y son los que más rápido se han recobrado, pues en el 2017 cobraban el 7% más que antes del estallido de la burbuja. En una lógica similar, las condiciones de los trabajadores eventuales han vuelto a la pantalla previa más rápidamente que los empleados con contrato indefinido. Los primeros cobraron en el 2017 el 1,2% más que en el 2008, mientras los fijos todavía ganaban el 2,3% menos.

Mayor ha sido el impacto de la crisis en los salarios de los hombres que en el de las mujeres, pese que ambos han perdido volumen en la nómina. Ellos ganaron en el 2017 el 2,7% menos que una década anterior, mientras que ellas perdieron el 0,7% de salario.

Catalunya, menos perjudicada

Pese a que los catalanes no pueden vanagloriarse de haber recuperado el nivel salarial que tenían antes de la crisis, sí es cierto que no han perdido tanto como el conjunto de españoles. La pérdida media en España es del 1,9% y en Catalunya del 1%. Solo cinco comunidades autónomas pagan más hoy que antes de la crisis, con el País Vasco a la cabeza, donde las nóminas han subido desde el 2008 el 3%. Por el contrario, el territorio que mayor impacto en las nóminas arrastra todavía es la capital, Madrid, donde sus gentes ganaron en el 2017 el 5% menos.

Médicos, científicos y periodistas, las profesiones más devaluadas

De la misma forma que por condiciones de trabajo el rastrillo de la crisis no aró en todos los campos con la misma profundidad, por ramas de actividad tampoco. Periodistasmédicos científicos han sido las profesiones que más poder adquisitivo han perdido. Los profesionales de la comunicación son el caso más extremo, pues el 2017 ganaron el 9% menos y llevan ocho años seguidos cobrando peor. Los profesionales del suministro de la energía (-6,8%), los científicos (6,7%) y los sanitarios (-6,5%) completan el 'club de los peor parados'. "En el caso de médicos y científicos se evidencia el proceso de recortes presupuestarios en el sector público realizado al inicio de la crisis y que todavía no se ha revertido", señala el economista de la UB.

Por el contrario, aunque con una mejora testimonial en la mayoría de casos, los ocupados en las industrias manufactureras (+1,7%) y los comerciantes (+1,3%) ganan más ahora que antes del estallido de la crisis. La excepción se localiza en la hostelería, el sector peor remunerado, según otras encuestas recientes del mismo INE, y cuyos profesionales cobraron en el 2017 de media el 8,7% más que una década antes. 

Temas: Salarios Empleo